la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 20 de octubre de 2014

'Mentiras particulares' / Los guarros piden la abolición de la Fiesta



"...Entre lo aprobado, sin que nadie haya hecho mención de ello, a través de un silencio mediático significativo que pone a la tauromaquia en un lugar insignificante, está la abolición de la Tauromaquia. Si los efectos en medios dan la medida de la importancia de los hechos o personas, el toreo no tiene relevancia alguna en la sociedad. Porque al día siguiente de esta abolición declarada por Podemos, no ha logrado ni un miserable antetítulo..."



'Mentiras particulares'

  • La segunda realidad es que el Partido Popular, a priori el guardián del toreo, ha tomado la postura del que vigila, pero mirando hacia donde sale el sol y no hacia donde huyen los ladrones.

20 de octubre de 2014 
La Asamblea de Podemos, recién finalizada en Madrid, votó las propuestas electorales de su próxima hoja de ruta. Entre lo aprobado, sin que nadie haya hecho mención de ello, a través de un silencio mediático significativo que pone a la tauromaquia en un lugar insignificante, está la abolición de la Tauromaquia. Si los efectos en medios dan la medida de la importancia de los hechos o personas, el toreo no tiene relevancia alguna en la sociedad. Porque al día siguiente de esta abolición declarada por Podemos, no ha logrado ni un miserable antetítulo. 

No de su prohibición, sino de la abolición de la tauromaquia, término elegido para la comunicación de masas, que nos traslada a las épocas deesclavos negros y la lucha heroica de los abolicionistas. Podemos sabe que la palabra prohibir tiene connotaciones negativas y el verbo abolir, positivas. Son muy listos y van en serio. No sería la primera vez que alguien se dirige al toreo para acabar con él, pero sí la primera vez que un partido político en auge popular, pone en primera línea de sus acciones de gobierno dar cerrojazo al toreo.

Existen dos lecturas sociales o políticas y una jurídico-política, que no podemos pasar por alto. Esta última es evidente. La declaración del toreo como Patrimonio Cultural de los Españoles NO BLINDA a la Tauromaquia. Es radicalmente falso que sea así. Un Patrimonio Cultural declarado es el nivel más bajo de blindaje estatal. Recordamos que la ILP buscada la declaración de Bien de Interés Cultural, que sería el nivel de protección y blindaje máximo. Un matiz que las gentes del toro han pasado por alto y que va a ser una cuestión clave en los próximos dos años. 

Porque en dos años veremos cómo se desarrollan las otras dos lecturas a las que hacemos referencia, las sociales/políticas. Una, sobre la que ha insistido este medio una y otra vez, es que, casi todas las fuerzas políticas, sobre todo el PSOE, van a luchar con uñas y dientes para salvar el voto que Podemos ya les ha robado. Y la supresión de la tauromaquia es un voto disputado. Mucho. Hace casi dos meses que mundotoro alertó de que, con la frase de Pedro Sánchez en la SER: 'A mí no me verán en una corrida de toros', el PSOE acuñaba su eslogan electoral respecto al toreo.

Luego vino el 'chou' de Sálvame en Telecinco y Jorge Javier Vázquez en asunto, casi seguro pactado y teatralizado, en guión ideal para esa campaña. A resultas de ese programa, el sector pidió una reunión con Sánchez, pero el PSOE les derivó a un subalterno. La reunión, con criterio, a nuestro juicio acertado, no se celebró. Pero se ha de insistir en ese cara a cara privado PSOE/Toreo. La segunda realidad es que el Partido Popular, a priori el guardián del toreo, ha tomado la postura del que vigila, pero mirando hacia donde sale el sol y no hacia donde huyen los ladrones. 

Este Gobierno no ha tenido interés para que la sentencia del Constitucional sobre la prohibición en Barcelona haya visto la luz. Y recordamos que una sentencia favorable al toreo desde tan alta instancia, es un blindaje muy superior a una declaración de Patrimonio Cultural. Una sentencia a favor haría constitucionalmente imposible abolir, prohibir, terminar con la tauromaquia. Es más, sólo una sentencia favorable dejaría libre al toreo del miedo de la abolición política. Porque quien quiera hacerlo, deberá reformar antes la Constitución. Idéntico argumento por el que se ha frenado la votación del 9N en Cataluña. 

De todos los problemas no resueltos que tiene el toreo, nos hallamos ante el más urgente e importante, una encrucijada frente a la que, o se elabora una estrategia y una rápida actuación, o el toreo se meterá en un callejón sin salida. Es el momento de que el toro entre en política. Es hora de dar la vuelta al calcetín: si abolir o no abolir da votos, comencemos a movernos entre los partidos usando nuestros votos. El poder de nuestros votos. Pedir, uno a uno, con urgencia, reuniones privadas para lograr pactos privados. Enseñar nuestra fuerza electoral. Nuestro poder político y social. 

Claro que para ello deberíamos tener números fiables, que no los tenemos. Porque nos hemos creído los datos económicos que nos ofrecen bien intencionadamente gentes favorables, datos que la Administración no se cree. No hay una sola encuesta científica testada con la que poder demostrar nuestra actual vigencia y poder social y por tanto político (un trabajo de coste asumible a cualquier bolsillo)necesarios para sentarse a negociar nuestra propia vida. 

Y, por último, no hay un movimiento de corriente constitucionalista (similar al de Colombia y al de Francia), el único válido en este mundo globalizado. Los criterios de libertades constitucionales serán, a la postre, los que van a decir si o no a la vigencia del toreo. Por tanto, es increíblemente grotesco observar que, ante este panorama, las gentes del toro anden aún mirando rencillas, estrategias, el uno por delante, las opas de empresas sobre empresas, cómo dejar fuera a uno para meterme yo… mientras en la sociedad española se cuece nuestra propia existencia. 

Mientras se cuece nuestra hora de la verdad, seguimos contándonos las mismas mentiras particulares.