la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 17 de octubre de 2014

TERCERA MESA REDONDA SOBRE CIRUGIA TAURINA DE LA ACADEMIA DE MEDICINA DE VALLADOLID




TERCERA MESA REDONDA SOBRE CIRUGIA TAURINA DE LA ACADEMIA DE MEDICINA DE VALLADOLID 

  • EMOTIVA CARTA DE JUAN JOSE PADILLA AL NO PODER ASISTIR 
Santos García Catalán
Valladolid, 16/10/2914
La Real Academia de Medicina y Cirugía de Valladolid celebró su tercera mesa redonda sobre cirugía taurina donde se expusieron aspectos médico-quirúrgicos de algunas lesiones por asta de toro con la intervención de especialistas en la materia. 

Seis ponentes intervinieron en esta mesa que arrancó con el saludo del doctor Marañón, Presidente de la Academia, cediendo el testigo al doctor Martínez Bourio, Presidente de la Asociación de Cirugía Taurina y cirujano jefe de la plaza de toros de Bilbao. 

A continuación intervino el doctor Mateo, cirujano jefe de la plaza de toros de Valladolid, en su calidad de moderador quien fue dando entrada a los distintos ponentes como la doctora Legido, especialista en festejos populares de Castilla y León. El doctor Rabadán, cirujano de la plaza de toros de Valladolid, que trató los traumatismos abdominales por asta de toro. 

El carnaval del toro de Ciudad Rodrigo fue la siguiente ponencia donde el doctor Crespo asoció este tradicional y secular festejo como auténtica escuela práctica de cirugía taurina. 

Las cornadas perineales fue la siguiente ponencia a cargo del vallisoletano doctor Vaca que ejerce sus funciones en las plazas de la periferia madrileña. 

Y la mesa redonda finalizó con una brillante intervención del doctor Val- Carreres, cirujano jefe del coso de Zaragoza, sobre la lesión del diestro Juan José Padilla tras la gravísima cogida, hace ahora tres años en el citado coso. 

Estaba previsto la presencia del propio diestro jerezano, pero una indisposición, con alta fiebre, le impidió viajar hasta Valladolid, según explicó el doctor Mateo tras el resumen y los comentarios finales del acto. 

El propio doctor Mateo leyó una cariñosa carta de Padilla, que venía a ser su intervención en la mesa redonda de la Academia. 

Por su interés humano, la expresividad y la emotividad de la misma, reproducimos el texto del torero que nos ha sido cedido por la Real Academia de Medicina y Cirugía de Valladolid. 


  • EMOTIVA CARTA DE JUAN JOSE PADILLA AL NO PODER ASISTIR 
Siento enormemente no poder dirigir estas humildes palabras por mi estado de salud.

Espero celebréis una maravillosa jornada y que Dios nos de fuerzas para alimentarnos de lo que mas nos gusta.

Un abrazo y espero en otra ocasión no fallaros.


VALLADOLID16/10/2014.

Dignísimas autoridades, eminentes doctores, aficionados, señoras y señores.

En primer lugar, quiero agradecer al Doctor Antonio Mateo y a la Real Academia de Medicina y Cirugía,el que me haya invitado hoy a compartir esta mesa redonda de cirugía taurina.

No he dudado en ningún momento mi presencia en este acto, a pesar de que os confieso humildemente que en mi vida he estado tan solicitado, pero hoy yo me sentía en la obligación y he hecho lo imposible por estar aquí, por una razón fundamental: y es simplemente porque desde pequeño en casa me enseñaron a ser agradecido.

Así, que hoy quiero aprovechar la oportunidad que me habéis brindado, para expresaros la gratitud en nombre de todos los toreros, a vosotros los cirujanostaurinos, que con vuestras manos, vuestra entrega y vuestra ciencia, sois los verdaderos garantes de nuestras vidas y además formáis parte imprescindiblede nuestra Fiesta, hasta el punto que sin vuestra presencia en las plazas de toros, y así estáreglamentado, no podrían celebrarse ningún espectáculo taurino.

Gracias de todo corazón.

Ser torero me ha permitido poder vivir tanto a nivel profesional como humano, una serie de vivencias y experiencias, que por intensas y emotivas, me han llevado a vivir estas tres ultimas temporadas realmente llenas de emociónes , que jamás olvidare.

He querido volver sin querer transmitir compasión ni lástima, y queriendo que se me exigiera como al que más.

He sentido el cariño, el respeto, el apoyo y la admiración de los profesionales del toro y de todos los públicos sin excepción.

He sentido, y esto me llena de felicidad, que me he convertido en referente y guía para mis hijos, pues aquel siete de octubre supuso para ellos un antes y un después en su aprendizaje de cómo entender y vivir la vida.

Pero sobre todo lo que más me ha reconfortado y por lo que de verdad ha merecido la pena mi lucha por la recuperación, es que ha servido para sobreponerse a la adversidad a muchas personas derrotadas que habían perdido la fe, a las que he podido demostrar que con esfuerzo, constancia y tenacidad, todo se puede superar.

Y para terminar quisiera dirigirme y dar la gracias a todos los cirujanos taurinos de todas las plazas de toros del mundo, a vuestros compañeros del Hospital Miguel Servet de Zaragoza que me salvaron la vida, pero especialmente quisiera agradecerle de corazón al Doctor Valcarreres, el que aquel día 7 de octubre de 2011, tuviera la lucidez, la humildad, la serenidad, la profesionalidad y la GE-NE-RO-SI-DAD, de ponerme en las manos de quienes en aquel momento, más me podían ayudar.

Gracias a usted Doctor, hoy lo he podido contar.

Muchas gracias

Juan José Padilla.

Saludos cordiales.