la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 28 de abril de 2016

"EL HIJOPUTA NO DESCANSA": La Colau, alcaldesa de Barcelona, inauguró un ¡monumento! al terrorista Puig Antich.


En el centro de esa banda municipal, Ada Colau alcaldesa de Barcelona.


Enrique López
Con sorpresa e indignación leo una noticia que, me temo, ha tenido poca repercusión en los medios: Ada Colau, inauguró recientemente, un ¡monumento! al terrorista anarco-comunista del M.I.L. PUIG ANTICH, condenado a la pena de muerte por un tribunal de justicia y ejecutado el 2 de marzo de 1974 por el asesinato de D. FRANCISCO ANGUAS BARRAGAN, de 24 años, subinspector del Cuerpo General de Policía.

Me parece intolerable la falta de reacción del Ministerio del Interior, de las asociaciones de víctimas del terrorismo, de los diversos sindicatos policiales y del Ministerio Fiscal. Encuentro que este homenaje monumental es mucho mas grave que la chirigotada de los “etatitiriteros”.

Que una institución municipal de el nombre de un asesino a una plaza y encima erija un monumento al mismo me parece que incurre en el delito de apología del terrorismo, con todas las agravantes posibles, aunque venga de una descerebrada perra-flauta como la “Colacau”.

No menos grave es el silencio y la pasividad cobarde de todos los sectores que anteriormente he enumerado. Si alguien merece un homenaje en el callejero es, sin duda, el joven subinspector asesinado en acto de servicio.

Para los que recuerdan, no en nuestros foros, que este asesino fue “el ultimo ejecutado por garrote vil durante el franquismo”, recordarles que tres años después, la muy democrática Francia ejecutó en la guillotina a un tal Hamida, inmigrante tunecino y asesino, en la prisión marsellesa de Baumetes.

El funeral de Francisco Anguas en Barcelona, el 26 de septiembre de 1973 (Foto: La Vanguardia)

El entierro de Francisco Anguas, en su Sevilla natal, dos días después de ser asesinado (Foto: El Correo de Andalucía)

Noticia relacionada:
NINGÚN DIPUTADO RECORDÓ AL AGENTE FRENTE AL ENSALZAMIENTO DE SU ASESINO

¿Y quién era Puig Antich? Pues el miembro de una banda de atracadores de ultraizquierda denominada Movimiento Ibérico de Liberación, un grupúsculo formado por comunistas y anarquistas (Puig Antich era lo segundo). ¿Y en qué consistía su labor de “liberación”? Pues en robar a mano armada sucursales bancarias y cajas de ahorros para dedicar el dinero a editar pasquines, para lo cual empleaban pistolas, metralletas y explosivos, según señala la prensa de la época. A Puig Antich le condenaron a muerte por matar a un agente de Policía de 24 años, Francisco Anguas, el 25 de septiembre de 1973 en Barcelona, durante una redada. En el Congreso de Diputados nadie se acordó de ese policía, como si no importase o como si su muerte estuviese justificada.