la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 24 de abril de 2016

Enrique Ponce triunfa en Riobamba con un toro de "Triana".


El diestro español Enrique Ponce salió por la puerta grande en la plaza de la ciudad de Riobamba.


  • Los toreros españoles y sus picadores lucieron un listón negro en solidaridad con los ecuatorianos, por el terremoto de 7,8 grados de magnitud que asoló el 16 de abril un parte de la costa norte del país.

Enrique Ponce triunfa en Riobamba
con un toro de "Triana"

EFE, Riobamba - 24/04/2016 
El diestro español Enrique Ponce salió por la puerta grande en la plaza de la ciudad de Riobamba, en el centro de los Andes de Ecuador, en la segunda tarde de la feria "Señor del Buen Suceso", en la que compartió cartel con su compatriota Alberto López Simón y el ecuatoriano Mariano Cruz.

En la plaza "Raúl Dávalos", de Riobamba, que lució tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de las dehesas de Santa Coloma, Huagrahuasi, Campo Bravo y El Pinar, todos deslucidos y mansos.

Ponce mostró arte en su primero de lote, de Campo Bravo, al que lo recibió con varias verónicas y, con la muleta, demostró elegancia ante un toro con fijeza que fue de menos a más, pero pinchó y dejó una estocada desprendida. Aplausos.

En su segundo, el valenciano tuvo en frente a uno de Triana, sin la bravura suficiente, pero al que sacó partido con una extraordinaria faena de muleta por molinetes, naturales suaves y elegantes, para matar de estocada profunda. Dos orejas.

El ecuatoriano Cruz Ordóñez no pudo con ninguno de su lote. En el primero, de Campo Bravo, hizo una faena fría con capote y muleta, pinchó y oyó viento; mientras que a su segundo, de Huagrahuasi, lo recibió con una larga cambiada y verónicas, pero no logró terminar las tandas de naturales. Pinchó más de cinco veces. Dos avisos, pitos al toro y torero.

La revelación madrileña, López Simón hizo renombre a su fama por un toreo elegante y entregado al público.

En el primero de su lote, de Huagrahuasi, tuvo una lucida faena con la muleta, con pases suaves y largos pudo cuidar al toro y logró encender a la afición que aplaudió de pie al español. Cuatro pinchazos, dos avisos. Aplausos.

Su segundo, de El Pinar, salió con bríos, desmayó luego de la puya y demostró mansedumbre además de áspero y no permitió el lucimiento del madrileño que, sin embargo, estuvo certero con el estoque. Una oreja.

El primero de la tarde correspondía al rejoneador ecuatoriano Sebastián Peñaherrera, pero el toro de Santa Coloma fue devuelto a los corrales.

Los toreros españoles y sus picadores lucieron un listón negro en solidaridad con los ecuatorianos, por el terremoto de 7,8 grados de magnitud que asoló el 16 de abril un parte de la costa norte del país.

La empresa Tauroproducciones, organizadora del festejo, anunció el apoyo a los damnificados del seísmo con la entrega de la mitad de la taquilla, así como alimentos y agua que la afición entregó como donación al ingresar en el coso taurino.