la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 11 de abril de 2016

El sombrío panorama / por Rafael Comino Delgado



"...Los cuatro líderes principales por votos obtenidos no han tenido, por ahora, capacidad para dar salida a la situación a la que hemos llegado, más bien al contrario lo que hacen es ponerla peor cada día..."

El sombrío panorama

Rafael Comino Delgado
El panorama político español no es bueno, es sombrío o muy sombrío. No obstante el que lo desee puede conformarse pensando que el de Siria, Venezuela o Cuba es peor aún.

Los cuatro líderes principales por votos obtenidos no han tenido, por ahora, capacidad para dar salida a la situación a la que hemos llegado, más bien al contrario lo que hacen es ponerla peor cada día.

El señor Mariano Rajoy creo que es un hombre honesto, sin duda demócrata, con capacidad intelectual superior a los otros tres, más inteligente que ellos pero probablemente menos listo. De los cuatro, al único al que yo le prestaría cinco euros es a él, porque estoy seguro que me los devolvería, pero a los otros jamás lo haría. Es más, si percibo que están cerca cojo la cartera fuertemente por miedo a que me desaparezca. Sin embargo no tiene carisma, no es simpático, no conecta con los ciudadanos por las razones que sea, pero esa es la realidad. No obstante creo que lo peor es que ha mentido a sus votantes en varios aspectos. Se le puede perdonar que subiera los impuestos, puesto que la situación que le dejó ZP era insostenible, pero prometió una ley de aborto más sensata (dentro de lo sensato que puede ser matar a un ser humano) que no salió, que suprimiría la Educación para la ciudadanía y no lo ha hecho, una política antiterrorista muy diferente a la que ha desarrollado, etc. Eso son pocos los que se lo perdonan, y como tampoco supo poner freno a la corrupción en su partido, que aun no siendo tanta como en el PSOE se castiga más. De de ahí la pérdida de votos.

El señor Pedro Sánchez quiere ser presidente, eso es lo único que tiene claro. Es una fachada detrás de la cual no hay nada, más que soberbia, insensatez, escasa capacidad intelectual, falta de dignidad (si tuviera alguna no habría permitido tanta humillación como le ha hecho Pablo Iglesias). Yo no sé si es demócrata pero me temo que no lo es. Con tal de llegar a la Moncloa es capaz vender a su padre. El concepto de patria , de España, lo desconoce totalmente, y lo que es peor no le interesa. Dicen que es constitucionalista, cuando yo creo que la constitución le interesa tanto como el bienestar de los españoles , es decir nada. Fíjense como será que está a punto de superar a ZP si es que no lo ha superado ya. Con eso se dice todo.

El señor Pablo Iglesias es la demagogia, la hipocresía, la mentira , el populismo hecho persona. Es radical comunista, leninista, sin otros principios morales que quitar de la circulación al que no piense igual que él. Tiene claro que quiere cambiar el régimen político en España, transformándolo en una dictadura comunista. Cuanto más lejos de él nos encontremos mejor, porque no es que peligre tu cartera es que peligra tu vida.

El señor Alberto Rivera está buscando su acomodo en político desde que tiene uso de razón y, después de pasar por varios partidos, finalmente parece que lo ha encontrado en Ciudadanos, pero el problema es que no sabemos lo que es Ciudadanos. A veces parece socialdemócrata, pero ese mismo día puede darse la mano con la izquierda radical antisistema. A día de hoy solo tiene claro que no puede ver a Rajoy y que quiere ser presiente de España. Para mí el señor Rivera es lo que se llama un figurín que se considera dotado, en grado superlativo, de todas las virtudes que el humano puede reunir, pero no me fio de él. Me parece un farsante, que el día que toque poder va a convertir a los que ahora tanto critica en hermanas de la caridad.

Que Dios nos libre de estos cuatro regalos que nos ha mandado y que ya bastante los hemos padecido.