la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 26 de agosto de 2016

¡Grande Curro Díaz! / Por Paco Mora


Fotografía Arjona

"...O yo estoy más ciego que la Niña de La Puebla o he sido testigo de una gran faena. Corta, porque el toro no daba ni para un pase más, pero de un arte y una calidad fuera de lo común. Faena de orejas que el raro público ha saldado con una división de opiniones..."

¡Grande Curro Díaz!

Paco Mora
O yo no entiendo ni una papa de esto del toreo o he visto hoy un público distinto al serio y reflexivo de Bilbao, un presidente dormido que no ha dado pie con bola, una corrida de Victorino que funcionaba con gasógeno y un Curro Díaz grande, muy grande. La tarde andaba como agarrotada hasta el quinto, en que el de Linares la ha sacudido con varias series de muletazos con ambas manos de los más profundos que he visto en mi ya larga vida de aficionado. El milagro de colocación, quietud y temple de un Curro Díaz en estado de gracia ha puesto a hervir los tendidos de tal manera que Matías ha despertado de su letargo y ha mandado tocar la música.

A los sones del torerísimo Agüero, o yo estoy más ciego que la Niña de La Puebla o he sido testigo de una gran faena. Corta, porque el toro no daba ni para un pase más, pero de un arte y una calidad fuera de lo común. Dobló el toro tras un estoconazo de libro y una faena de orejas la ha saldado el raro público de esta tarde con una división de opiniones. Para mí, triunfo incuestionable de Curro. Este no es mi Bilbao que me lo han cambiado.

Ureña ha andado con su lote con la suficiencia del torero que ha alcanzado su punto justo de cocción, pero la corrida, sosa y muy lejos del punto de lo de Victorino, no ha dado para más. Sólo el quinto se ha equivocado y queriéndose comer todo lo que se le ponía por delante se encontró con la poderosa muleta y el temple milagroso de Curro Díaz, que nos ha regalado uno de los momentos mas artísticos y toreros de la temporada. Grande Curro, muy grande, aunque duerma Matías y el público bilbaíno haya reaccionado, después de bramar de emoción artística, como el de Pelacuclillos. ¡Qué pena!

Enlace relacionado: