la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 31 de agosto de 2016

Millán-Astray no dijo, "Muera la inteligencia" Rafael Comino Delgado


Enlace relacionado:

"...Lo que dijo Millán-Astray fue, " Muera la intelectualidad traidora", que no es lo mismo, a lo que don José María Pemán, tratando de calmar el ambiente, respondió, "Mueran los malos intelectuales", que viene a ser lo mismo, y el causante, en parte, del alboroto, don Miguel de Unamuno respondió, "Este el templo de la inteligencia y yo soy su sumo sacerdote"(era rector de la Universidad)..."

Millán-Astray no dijo, "Muera la inteligencia"

Rafael Comino Delgado
El ayuntamiento de Madrid ha cambiado el nombre de muchas calles por relacionar el que tenían con el Franquismo. Entre ellas ha quitado el nombre del general Millán-Astray, y recordado que dijo la frase "Muera la inteligencia", de lo que se han hecho eco muchos periodistas ignorantes de la verdad. Incluso creo que también ignora la verdad la Sra. Carmena. Ahora bien si hubiera pronunciado tal frase, automáticamente queda excluida Dª Carmina. Los hechos son los siguientes:

Ha circulado, circula y circulará por los ambientes literarios, políticos, intelectualoides y de todo tipo que el día 12 de octubre de 1936, el General Millán-Astray, fundador de la Legión dijo, durante el acto que se celebraba en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, por cierto con gran alboroto, aquello de "Muera la inteligencia", lo que es rigurosamente falso, tan falso como verdad es que fue difundido por uno que no estaba presente, el Sr. Serrano Suñer.

Lo que dijo Millán-Astray fue, " Muera la intelectualidad traidora", que no es lo mismo, a lo que don José María Pemán, tratando de calmar el ambiente, respondió, "Mueran los malos intelectuales", que viene a ser lo mismo, y el causante, en parte, del alboroto, don Miguel de Unamuno respondió, "Este el templo de la inteligencia y yo soy su sumo sacerdote"(era rector de la Universidad). Por cierto, Unamuno hubo de de salir protegido por Dª Carmen Polo de Franco, pues a la muchedumbre no gustó demasiado su actuación en aquel acto. 

Esa es la verdad, la realidad de lo que sucedió, y cada cual que diga lo que quiera o lo interprete como quiera, pues hablando o escribiendo de historia se puede mentir, tergiversar, cambiar, pero lo que pasó, pasó, y el que sabe lo que paso sabe que es verdad, por mucho que diga otra cosa. Aunque puede acabar creyéndose sus propias mentiras, lo que no cambia la verdad y, "la verdad es lo que es, y sigue siendo verdad aunque se piense al revés" (Antonio Machado).

Particularmente yo nunca diría, "muera la intelectualidad traidora", pero desprecio a los traidores sean intelectuales o no, porque lo mas mezquino, lo más bajo y rastrero que se puede ser en esta vida es un traidor. 

Estoy de acuerdo con el Sr. Unamuno en que la Universidad es, o debería ser, el templo de la inteligencia, si bien hoy día eso está muy degradado en España, pues "cuando la Universidad deja de ser selectiva no es Universidad", como dijera don Severo Ochoa. A buen entendedor pocas palabras bastan. 

Queda pues aclarada esta histórica mentira que se viene arrastrando a través de los años, intencionadamente por algunos e inocentemente por otros.