la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 25 de agosto de 2016

Lo mejor, enemigo de lo bueno / Por Paco Mora


(Foto: Arjona)

Tiene razón José Luis Lozano cuando dice que la categoría a las ganaderías no se la dan los toros indultados sino la nota media alta en el cómputo de los lidiados a lo largo de la temporada. Y eso lo afirma un ganadero que rara es la feria importante en la que no lidia un ejemplar al que se le pide el indulto o es premiado con la vuelta al ruedo.


Lo mejor, enemigo de lo bueno

Ayer en la feria de Bilbao, donde el toro es el rey, otro Alcurrucén –lo único que queda Núñez de verdad- paseó el anillo arrastrado por las mulillas entre los aplausos de la afición más seria y reflexiva de España. Sin embargo, lo que dejó satisfecho a José Luis fue el juego de la corrida en general. Los indultos y las vueltas al ruedo son en muchas ocasiones fruto de un momento de emotividad o de una serie de circunstancias que se concatenan, y no del análisis y el conocimiento de las condiciones positivas para la lidia del ganado bravo.

Al fin y al cabo los buenos profesionales de la medicina y la abogacía, pongamos por caso, no salen de los que han saldado sus carreras con profusión de sobresalientes y matrículas de honor, sino de los que han sido constantes en el estudio y la comprensión de las materias de cada curso.