la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 14 de agosto de 2016

Ponce: Gran Catedrático / por Rafael Comino Delgado



"...Una vez he dejado claro que el maestro Enrique Ponce me parece el mejor torero de la Historia, o uno de los 2-3 mejores, quiero también dejar claro que el concepto del Toreo que a mí más me gusta, más me llena, es el que tiene y expresa Juan Serrano "Finito de Córdoba", al que considero el torero de más calidad que yo he visto, y creo que de la toda la Historia del Toreo..."

Ponce: Gran Catedrático 

Rafael Comino Delgado
A lo largo de la Historia ha habido muy grandes toreros, cada uno con sus características, pero muy grandes por sus condiciones, sus conocimientos, su arte, su valor, sus aportaciones, en definitiva por ser toreros muy completos, pero sinceramente creo que el maestro Ponce ocupa la cumbre entre esos muy grandes o grandísimos, y ello por las siguientes razones:

1) Permanencia en activo. El pasado 16 de Marzo hizo 26 años de su alternativa y está como para durar muchos más, triunfando todos los días y acartelándose con todas las figuras y con todos los nuevos que vienen apretando. Y ello toreando un importante número de corridas cada temporada, no como algunos que redujeron o reducen mucho sus actuaciones.

2) Por ser un torero muy completo en los tres tercios. Cuando el toro lo permite torea con gran profundidad y hondura.

3) Por su sabiduría, su enorme valor (tiene más valor de lo que aparenta, dada su facilidad ante el toro), su gran afición y ambición, por su magisterio. Es junto a Paco Camino, creo yo, la cabeza más preclara de la Historia de la Tauromaquia. Camino tenia, como Ponce, una gran inteligencia, creo que más arte, más sabor y, desde luego, mejor espada que el valenciano, pero no tenía ni la ambición ni la afición que tiene Ponce.

4)En mi opinión toreros como Pedro Romero, Lagartijo, Frascuelo, Guerrita, Joselito, Belmonte, fueron muy grandes, pero en aquellos tiempos el toreo de muleta que ahora se hace era impensable, por lo que los toreros antiguos mencionados es posible que hubieran sido capaces de hacerlo , o no. Nunca lo sabremos.

5)Después de tantas temporadas, de tantos toros lidiados, ha tenido muy pocas cogidas de importancia, lo cual habla de su enorme inteligencia, capaz de hacerle faena brillante a la mayoría de los toros.

6) En definitiva Enrique Ponce sabe adaptarse a todo tipo de toros. Cuando el toro tiene menos recorrido él sabe pegar el muletazo más corto pero completo, y esta es una de sus grandes aportaciones. Naturalmente que valoro, y mucho, a toreros como Manolete, Antonio Ordoñez, José Tomás, El Juli, y todas las figuras actuales, pero Ponce es otra cosa, su números ahí están para el que quiera analizarlos.

José Tomás, que merece mención especial, es ,sin duda, un torero grandioso, profundo, hondo, completo en los tres tercios, pero en su haber tiene dos grandes deficiencias, a mí parecer:

a) Torea muy poco y para ser considerado uno de los mejores debería medirse con todos en temporadas completas. 

b) Le cogen muchísimo los toros, lo cual indica que se pone en un sitio muy arriesgado, pero también que no ha logrado evitarlo con su técnica y sabiduría. El sitio que pisa Tomás lo pisó hace muchos años Manuel Benítez "El Cordobés", y si bien al principio lo cogían los toros, luego aprendió, porque es muy inteligente, a evitar las cogidas. Hoy en ese sitio se ponen varios toreros (Perera, Talavante, Roca Rey, López Simón, David Galván...), entre ellos el mismo Enrique Ponce, cuando las circunstancias lo requieren. 

Una vez he dejado claro que el maestro Enrique Ponce me parece el mejor torero de la Historia, o uno de los 2-3 mejores, quiero también dejar claro que el concepto del Toreo que a mí más me gusta, más me llena, es el que tiene y expresa Juan Serrano "Finito de Córdoba", al que considero el torero de más calidad que yo he visto, y creo que de la toda la Historia del Toreo.

Pero eso no es óbice para reconocer las virtudes del maestro Ponce, porque una cosa es ser el mejor torero (completo en todos los aspectos y capaz de lidiar con brillantez y solvencia, ajustándose a lo que hoy se demanda, al mayor número de toros) y otra ser el de más calidad.

Yo disfruto muchísimo viendo torear a Finito de Córdoba, de hecho le sigo desde que empezó de becerrista, pero también disfruto mucho viendo torear a Ponce, observando y aprendiendo de su magisterio, de su técnica perfecta y de su sabiduría, que le hacer ser, en Tauromaquia, "El Gran Catedrático ".