la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 25 de agosto de 2016

LES HACEN DE TODO…/ por Antolín Castro


Les hacen de todo... aunque esto no sea 
nada comparado con lo que hoy vemos


"...Les hacen de todo… y cuando se dice todo es todo. De salida y durante las faenas de muleta más todavía. No hay terreno, ni espacio, que no pueda ser ocupado por el torero de turno y desde allí darle pases a diestra y siniestra, con y sin espada, cargados de una estética muy aparente, aunque falta de profundidad y autenticidad, que a los públicos les vuelve locos..."



 LES HACEN DE TODO…

Esta frase se está convirtiendo en viral en los últimos tiempos. Se refieren, con este ‘les hacen de todo…’ a los toreros y a sus habilidades para sacar muletazos a los toros por todas partes. También suelen decir ‘encuentran toro en cualquier parte’.

Según se explica en el último artículo publicado por nuestro compañero Lázaro Echegaray sobre la terminada feria de Donostia, al tipo de toro que se lidia hoy y al tipo de toreo que se les aplica, dichos toros son invariablemente amigos, que se prestan dulcemente a que los toreros jueguen con ellos, como los 'tontos útiles'.

Les hacen de todo… y cuando se dice todo es todo. De salida y durante las faenas de muleta más todavía. No hay terreno, ni espacio, que no pueda ser ocupado por el torero de turno y desde allí darle pases a diestra y siniestra, con y sin espada, cargados de una estética muy aparente, aunque falta de profundidad y autenticidad, que a los públicos les vuelve locos.

Nada de someter las embestidas, basta con dejar que el toro siga una inercia lineal para asestarle una faena que quizá pueda parecer bella pero que carece de toda emoción -curiosamente y tras de aplicarse a ello con devoción, algunos espadas suelen decir después que les ha faltado transmisión-. Se refieren a que se nota que los tendidos, y los entendidos mucho más, necesitan mucha estética y postureo para entrar en las faenas.

Pero, al fin y al cabo, ese es el toreo que se practica hoy, principalmente por las figuras que son las que disfrutan de esos toros tan sosos como bondadosos en sus múltiples embestidas, esas que no requieren de domeñar y mucho menos de forzar la trayectoria del toro, por lo que para ver otro tipo de toreo hay que acudir a otros carteles más marginales por aquello de anunciarse en mucha menor medida.

Mientras tanto, los que torean todos los días, van imponiendo ese modelo de toreo que aburre soberanamente a los aficionados y que tampoco termina de levantar el vuelo con la gente de paso, pero que les vale para cubrir cada tarde el expediente. Las emociones que esta Fiesta proporcionaba antaño empiezan a ser casi piezas de museo, al margen ese otro circuito donde si es posible disfrutar del toro íntegro y del toreo auténtico.

Sabemos que es igual lo que escribamos, lo que digamos, no van a cambiar sus cómodas trayectorias para convertirse todos en Rafaelillos, pero al menos dejamos constancia, una vez más, que las corridas de toros no son todas iguales, porque quien de verdad las hace distintas son los toros. Los que ya de entrada se dejan… lo que de verdad se dejan son sus raíces de casta allá en el campo.

Les hacen de todo… y en ese hacer, con tantas facilidades, al menos yo así lo observo a veces, les hacen de todo… hasta faltar el respeto a los toros.