la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 26 de enero de 2017

Colombia. Prohibir los Toros / Rafael Comino Delgado



El Sr. Santos ya tiene el Nobel de la Paz (yo creo que para su deshonra por la forma en que lo ha conseguido), ¿qué premio piensa conseguir ahora prohibiendo los Toros? El tiempo lo dirá.

Prohibir los Toros 

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
El gobierno de Colombia, presidido por don Juan Manuel Santos, prepara un proyecto para prohibir los Toros. Y no dudamos que aquí, en España, si algún día llegan al poder Podemos , Izquierda Unida, o un socialista como Pedro Sánchez, también tratarán de prohibirlos.

Claro que la prohibición de la Fiesta no es algo nuevo, pues ya fue prohibida por dos Papas y tres Reyes, sin embargo el pueblo hizo caso omiso a tal prohibición.

A los que quieren abolir el Toreo, en Colombia o en España, yo deseo recordarles lo siguiente

-No hay duda de que el Toreo es un arte, que forma parte de la cultura española y de otros países, desde hace siglos. ¿Por qué prohibir un arte?

-No sé en Colombia, pero con toda seguridad en España los que están por la prohibición son una minoría. Otra cosa es que haya quien opine que se debe hacer la Fiesta menos cruenta, o introducir algunos cambios, pero nunca prohibirla.

-De donde se infiere que el deseo de una minoría quiere imponerse a la mayoría. Claro que esa minoría es muy violenta y dispone de mucho dinero, para hacer ruido en la calle y tal vez también para comprar voluntades.

-Pero incluso si fuesen mayoría los partidarios de la prohibición, tampoco sería lo correcto prohibirlos.

-Lo normal, lo democrático, lo civilizado sería que el que quiera ir a los toros que vaya y el que no quiera que no vaya, y si de verdad hay muy pocos aficionados la Fiesta iría desapareciendo por sí sola.

- Pero si quieren que siempre se haga lo que dice la mayoría, que pregunten a ver cuántos son partidarios, en España, de que haya tantos políticos como hay, sin hacer nada la mayoría, de que haya tantos coches oficiales como hay, de que se paguen tantos impuestos como se pagan y sin embargo los políticos no hacen el más mínimo recorte en su gastos. ¿Por qué no lo preguntan?

-Que pregunten a ver cuántos quieren suprimir el Senado, y que en lugar de haber 350 diputados en el Parlamento hubiera la mitad o menos, que en las comunidades autónomas haya la mitad de los diputados que hay. Que se haga un referéndum vinculante sobre estas cuestiones, y lo que salga se aplique inmediatamente. ¿Por qué no lo hacen?

-Así pues lo que solo quiere una minoría se desea implantar por ley, pero lo que desea la gran mayoría (eso lo sabemos todos), ni hablar de ello. 

Centrándonos en Colombia, resulta que el Sr. Presidente de la República, premio Nobel de la Paz (por cierto un premio Nobel muy desprestigiado, puesto que alguna vez se dio a un terrorista), intentó meter a los terroristas del las FARC en el Parlamento, ignorando muchos de sus crímenes, y ahora quiere prohibir los toros. No tuvo reparo en olvidar tanto sufrimiento causado por los terroristas a los ciudadanos colombianos, pero no olvida lo que ellos llama sufrimiento de los toros. Sufrimiento que no es tal, puesto que el toro vive a cuerpo de Rey cuatro años en la dehesa y luego muere luchando, que es para lo que está diseñado, durante 15 minutos. Para el toro eso no es sufrimiento, como no es sufrimiento para un ciclista subir una montaña con la esperanza de ganar, o no lo es tener a un camello una semana sin beber, porque el camello está diseñado para poder pasar sin beber un mes o más. No confundamos sufrimiento, que es un sentimiento, con dolor físico.

El Sr. Santos, ignora que personas como él, que por una parte se muestran tan tolerantes y misericordiosas con los terroristas, y que por otra no pueden soportar la lidia del toro, hacen mucho mal a la humanidad. De hecho en el Talmud se dice, "el que es misericordioso con los crueles acabará siendo cruel con los misericordiosos" y, por otra parte, cuando lo que se tolera, o se es tan benevolente es la maldad ( el presidente lo ha sido con terroristas) la tolerancia se convierte en un crimen. 

El Sr. Santos ya tiene el Nobel de la Paz (yo creo que para su deshonra por la forma en que lo ha conseguido), ¿qué premio piensa conseguir ahora prohibiendo los Toros? El tiempo lo dirá.