la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 31 de enero de 2017

Machismo / por Rafael Comino Delgado



"...hoy, ante lo más mínimo se acusa a cualquiera de ser machista. Lo vemos diariamente, por ejemplo en el telediario, que los presentadores la utilizan con alta frecuencia, sin saber lo que dicen, la mayoría de las veces y, por tanto erróneamente. De hecho para referirse al mismo hecho unas veces lo catalogan como, "violencia de género" y otras de "violencia machista", cuando entre ambos términos hay un abismo..."

Machismo

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
La palabra machismo o machista está de moda en el mundo occidental y especialmente en España. 

De toda vida "machismo ha sido, es y será considerar que el hombre es superior a la mujer y por ende tiene más derechos que ella", por tanto feminismo o feminista debería ser justo lo contrario, pero la realidad es que se le ha dado otro significado, cual es exigir para la mujer los mismos derechos que para los hombres, con lo que estamos de acuerdo, si bien llamarlo feminismo no me parece adecuado, pues debería llamarse simplemente "igualdad de géneros en cuanto a derechos".

Así las cosas hoy, ante lo más mínimo se acusa a cualquiera de ser machista. Lo vemos diariamente, por ejemplo en el telediario, que los presentadores la utilizan con alta frecuencia, sin saber lo que dicen, la mayoría de las veces y, por tanto erróneamente. De hecho para referirse al mismo hecho unas veces lo catalogan como, "violencia de género" y otras de "violencia machista", cuando entre ambos términos hay un abismo. Pero no solo los periodistas, que como sabemos, muchas veces tienen un vocabulario bastante escaso y bastante erróneo, sino también todo tipo de gentes y de clases. Muchas veces he visto a profesores universitarios utilizar la palabra "machismo" de forma totalmente equivocada. 

Pienso, incluso, que hoy día hay muchas personas de ambos sexos, pero escasos sesos, que presumen públicamente de ser feministas y de antimachistas sin saber lo que ello significa.

Para que nos hagamos una idea de hasta donde se puede llegar actualmente en este tema pondremos un ejemplo muy frecuente: Un hombre dice de una mujer que es muy guapa con toda corrección, lo que siempre se ha considerado un piropo y se ha agradecido por la mujer que lo recibe, pero ahora por eso le llaman machista, generalmente un hombre con determinados estigmas mentales o una mujer de las que reciben pocos o ningunos piropos de esos. 

Ayer mismo presencie a un profesor universitario llamar machista a un hombre por decir, "ya sabemos cómo son las mujeres". Me quede con la gana de preguntarle, ¿cómo llamaría él a las mujeres que dicen con frecuencia, "ya sabemos cómo son los hombres " y "todos los hombres son iguales", pero pensé que no valía la pena, sería perder el tiempo.

Con demasiada frecuencia nos enteramos por los medios de comunicación que una mujer ha sido agredida o asesina por su pareja, y en el telediario nos lo presenta como, "otro caso de violencia machista", lo que no siempre es verdad. Lo que pasa es que el hombre, por lo general, es físicamente más fuerte que la mujer, más impulsivo y la agrede (violencia de género); si fuera al contrario el agredido o asesinado seria el hombre. Quiero decir que en la inmensa mayoría de estos casos el agresor no piensa que él tiene más derechos que la mujer, o que es un ser superior , simplemente piensa que es más fuerte físicamente. 

Sin embargo se habla poco de la violencia ejercida sobre niños y los ancianos , por hombres y mujeres adultos, que es muchísimo más frecuente que la ejercida sobre las mujeres. 

Todo esto viene determinado e inducido por la llamada "Ideología de género", que quiere cambiar hasta la Biología (pretende que hombre y mujer sean iguales no solo en derechos sino también biológicamente, lo cual es una estupidez inconmensurable, pues digan lo que digan hagan lo que hagan hombre y mujer siempre serán complementarios, ninguno superior al otro), creyendo que con cambiar el significado de las palabras queda cambiada la Biología. Es como si nosotros llamáramos al corazón, estomago, e inmediatamente el corazón pasara a ser el estomago.

Como ven la estupidez no tiene límites, y hoy en día y está conduciendo a la imbecilidad completa. Cuanto más se insista en esa ideología absurda, desquiciada, que también conduce a la debilitación y desintegración de la familia, más consecuencias negativas traerá para las mujeres, a las que en teoría se quiere proteger, para los niños y jóvenes y en general para la sociedad. Pero ¡es lo que nos ha tocado vivir!