la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 20 de enero de 2017

La Reina Podemita / por Rafael Comino Delgado



Lo de su simpatía, prácticamente fan, de Podemos me ha dejado "descolocado", porque es un partido Republicano, de extrema izquierda, antisistema, antimonárquico radical, y ella es la Reina de España. ¿Cómo se puede ser fan de quien te quiere eliminar? Si se me permite el símil es como si, "la gallina admirase al zorro que la quiere matar". 

La Reina Podemita

Rafael Comino Delgado
Don Eulogio López, periodista, ha publicado en este medio un artículo titulado, "La reina Letizia vuelve a estar fuera de control", relatando entre otras cosas lo siguiente:

La reina Dª Letizia se opone a que sus hijas reciban educación cristiana; El autor del artículo dice que es agnóstica pero también que es atea (Aunque se casó por el rito católico. ¿era sincera su conversión?). No sé con cual opinión quedarme; es enemiga acérrima de políticos, militares y curas; cada dos por tres monta un mitin en la Zarzuela, porque se niega a cumplir el protocolo; en la misa de Navidad ni se santiguó ni rezó al padrenuestro; es vegetariana y quiere que sus hijas también lo sean; está obsesionada con la delgadez; constantemente quiere influir en las actuaciones del Rey Felipe VI, al cual está complicando su ya complicada tarea más de lo que sería conveniente (él se lo buscó), y prepara sus discursos al margen de la política oficial de la casa Real. Pero, sobre todo, me ha llamado la atención que, según don Eulogio, tiene gran simpatía hacia Podemos y Pedro Sánchez.

Pienso que cuando el autor del artículo lo dice será verdad y, desde luego, hasta el momento, nadie ha salido, que yo sepa, a desmentirlo, por tanto doy por cierto cuanto se recoge en el artículo.

Lo de su simpatía, prácticamente fan, de Podemos me ha dejado "descolocado", porque es un partido Republicano, de extrema izquierda, antisistema, antimonárquico radical, y ella es la Reina de España. ¿Cómo se puede ser fan de quien te quiere eliminar? Si se me permite el símil es como si, "la gallina admirase al zorro que la quiere matar". Si además admira a Pedro Sánchez, con la que ha liado en su partido, y con la cantidad de errores que ha cometido, uno se ve obligado a preguntarse, si la Reina está en sus cabales.

En otro sentido, al parecer, Dª Letizia está muy preocupada por mantenerse delgadita, por hacerse cirugía estética (parece que lleva ya muchos retoques), lo cual no me parece mal, pues todos deseamos tener una apariencia agradable, bella, pero hay que ser sensatos y comprender que se puede llegar hasta un límite, que se parte de lo que se parte, y lo que hay es lo que hay.

Después de cuánto hemos expuesto creo que debemos hacernos una pregunta, ¿Que se podía esperar? Pues todos sabíamos que Dª Letizia no era creyente, que se casó por lo civil y se separó a los 15 meses que, según dijo su primo, se sometió a un aborto, que no era monárquica sino republicana, comunista. Hasta aquí me perece aceptable, pues cada uno es como es, pero hay una parte que no acepto bajo ningún concepto, y es que se hizo católica , se caso por la Iglesia, para ser Reina. Me parece lógico que se tenga libertad de Religión, pero lo que hizo es convertirse (de boca) al catolicismo solo para poder casarse con el príncipe, lo cual dice muy mal de ella. A mí me dice que es hipócrita. La tengo que respetar porque es la Reina consorte, pero como persona no.

Con respecto al aborto al que, según dicen, se sometió, es un asunto de conciencia, moral, y ahora legal en España, por tanto cada cual puede hacer lo que estime conveniente, pero quiero recordar una frase de Santa Teresa de Calcuta, con la que estoy de acuerdo. "El aborto mata la paz del mundo...Es el peor enemigo de la paz, porque si una madre es capaz de destruir a su propio hijo, ¿qué me impide matarte?, ¿Qué te impide matarme?.Ya no queda ningún impedimento.

Efectivamente la mujer que es capaz de matar a su hijo, ¿cómo no va a ser capaz de matar a cualquier otro ser humano?

Por tanto concluyo: Lo que se podía esperar era el disparate de tener una Reina Republicana, antisistema , "podemita". ¡Y lo que nos quedará por ver!