la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 13 de julio de 2016

Calvo Sotelo. El asesinato de la izquierda que precipitó la Guerra Civil



El crimen contra el diputado Calvo Sotelo, una de las causas que adelantó la Guerra Civil y cometido después de una advertencia de la Pasionaria: 

'Este hombre ha pronunciado su último discurso'.

Pasionaria durante un mitin

EL 13 DE JULIO DE 1936
El asesinato de la izquierda que precipitó la Guerra Civil

Miércoles, 13. Julio 2016 
El asesinato de Calvo Sotelo el 13 de julio de 1936, junto con el del Teniente Castillo un día antes, precipitó el levantamiento que da lugar a la Guerra Civil. Un crimen que conmociona a la sociedad de la época. Fue una de las figuras más detestadas por la izquierda por su tenaz oposición a la República y que pronunció una frase memorable en forma de premonición: ‘Prefiero morir con gloria a vivir con vilipendio’. Precisamente fue La Pasionaria quien, con un tono amenazante, advirtió a Calvo Sotelo: ‘Este hombre ha pronunciado su último discurso'.



'La izquierda estaba asaltando el Estado'

''El asesinato de Calvo Sotelo es un crimen que fue el final de un proceso de violencia de la izquierda y de una identificación de la izquierda con la Policía'', sostiene el historiador Fernando Paz. Explica que ''la izquierda estaba asaltando el Estado y todas sus instituciones''. ''Lo que existía era un auténtico terror instalado en la derecha, incluso algunos se marcharon del país'', afirma. Además, entiende que si bien la muerte de Calvo Sotelo no fue la causa de la Guerra Civil, ''sin ella es posible que la no se hubiera producido en la manera que se produjo''.

Había una República bolchevizada'

José Javier Esparza recuerda cómo durante el funeral de Calvo Sotelo murieron cinco personas, en el momento de duelo del diputado. ''Su muerte fue muy importante por una razón, fue la mejor manifestación posible que muestra que la República no era democrática, era una república bolchevizada'', explica el periodista. ''No se puede explicar su asesinato desde ningún criterio democrático'', comenta.