la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 19 de julio de 2016

Manuel Escribano: "Ya he conseguido aguantar de pie y dar unos lances y unos pases" / por Luis Nieto


Manuel Escribano, caminando el sábado 
por la playa de La Antilla.

Este fin de semana, con dificultades, ha vuelto a torear de salón. Quiere reaparecer el 30 de julio en la Feria de Santander, con toros de Adolfo Martín.

"Ya he conseguido aguantar de pie y dar unos lances y unos pases"

LUIS NIETO SEVILLA | 18.07.2016 -
El pasado 25 de agosto un toro de Adolfo Martín hirió muy grave a Manuel Escribano en la plaza de Alicante. Estuvo a punto de perder la vida por el arrancamiento de la femoral y safena de la pierna derecha. Cuando tan sólo han pasado tres semanas, ha vuelto a palpar y sentir las telas con las que se enfrenta a los toros, ha retornado a torear de salón, con dificultades, y hasta ya sueña con hacer el paseíllo el próximo 30 de julio en la Feria de Santander, precisamente para enfrentarse a un lote de toros de la ganadería a la que pertenecía el astado que estuvo a punto de segarle la vida, un lote de los temibles adolfos.

-Manuel, ¿cuál es su situación actual? 

-He dado un paso grandísimo. Llevo muletas para no cojear, pero puedo apoyar la pierna y caminar, aunque tengo que descansar de inmediato. 

-¿Ha recuperado movilidad en la pierna derecha? 

-Sí, en la pierna sí; aunque el pie todavía no lo muevo por mi mismo, no tengo fuerza para ello. Lo consigo a base de estimulación. 

-¿Qué valoración hacen los médicos? 


-Se han sorprendido. Este fin de semana he cogido los chismes cuando estaba en el gimnasio. El fisio me dijo que lo intentara y eché la piernap'alante. Di dos tandas de muletazos y tuve que tirarme al suelo porque no tenía fuerza ni equilibrio. Puse la pierna en alto, descansé unos minutos y di unos cuantos lances con el capote y sucedió lo mismo. Tenía ganas. Llevaba muchos días sin tocar los chismes y se pierde la sensibilidad a la hora de torear. 

-En cuanto a la herida, ¿cómo se encuentra? 

-El doctor Domingo Jiménez me ha dicho que todo va bien. Me han quitado todos los puntos. Tengo abierto el agujero que me hicieron para que respirase el músculo herido. Me han hecho un doppler y, aunque el riego venoso continúa débil, no hay trombos ni otros riesgos graves, algo que es importantísimo. 

-¿Puede caminar con normalidad? 

-Ayer estuve en la playa y caminé desde el apartamento unos diez minutos. Lo hacía por etapas, porque tenía que sentarme a cada rato. Tengo dolores muy fuertes constantemente. 

-¿Cómo está siendo el día a día en la rehabilitación? 

-Muy duro. Hay que recuperar la movilidad, el músculo y, además de masajes, el fisio me aplica electro, ultrasonidos y todo tipo de técnicas. 

-¿Ha pensado en su reaparición? 

-Me gustaría que fuera el 30 de julio en Santander. Estoy anunciado con la misma ganadería del toro que me hirió, la de Adolfo, con Perera y Talavante. Haré todo lo posible. 

-Vaya racha... 

-Pues sí, los toros cogen. 

-¿Había tenido relación con Víctor Barrio? 

-Era muy amigo mío. Me apoderó su tío, Juan Antonio Sánchez. Cogimos amistad en 2001 y 2002. He compartido muchos tentaderos con él en esa época. 

-Es tremendo lo que han dicho de él en las redes sociales. 

-Es una muestra de la sociedad que tenemos y de la miseria de algunas personas. No se les debería prestar atención porque no atienden a ningún tipo de diálogo ni razonamiento. 

-Tras su cogida, también hicieron sangre con usted. 

-Al borde de la muerte, duele que te digan: " ¡Qué suerte que sigas vivo! y ¡Ojalá no te recuperes en tu vida!". Estas personas no aportan nada, no son aptas a la sociedad ¿Cómo nos vamos a poner en manos de esa enfermera o vamos a llevar a niños al profesor que la ha liado y que dudo que sea profesor? 

-¿Ha dado el mundo del toro una respuesta adecuada?

-Sí. Hay que atajar ese tipo de manifestaciones inmundas en las redes sociales; eso no es libertad es libertinaje. El escombro de la sociedad no debe tener protagonismo.