la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 28 de julio de 2016

No cesan los disgustos: Muere Fermín Bohórquez Escribano / por J.A. del Moral




 No cesan los disgustos: 
Muere Fermín Bohórquez Escribano

J.A. del Moral· 28/07/2016
Otra muerte que, como la reciente de Cano, no por esperada desde hace bastante tiempo, nos disgusta profundamente porque el impar Fermín fue otro de los personajes más queridos del mundo taurino y del no taurino. Fermín fue una de las personas más desenvueltas que he conocido en mi vida. Su personalidad siempre estuvo por encima de sus facetas de rejoneador y ganadero. Hablaba siempre con total sinceridad y lo hacía para bien o para mal, fuera quien fuese su interlocutor. Le daba igual ocho que ochenta. Pero como su bondad personal de fondo la conocíamos cuantos le conocimos y tratamos, las únicas manifestaciones de alegría, de regocijo y hasta de disgusto que provocaba eran: “! Cosas de Fermín¡”

Relacionado con todos los mundos habidos y por haber, presente en todos los acontecimientos que se fueron produciendo en España durante toda su vida, Femín siempre un notable señor porque además de su gracia natural, fue todo un señor. Como la copa de un altísimo pino. Contaría las muchas anécdotas que disfruté estando con Fermín en muchísimos sitios. Pero hoy no es el caso.

Al hablar de Fermín es imposible no hacerlo de su mujer, Mercedes Domecq. Una señora verdaderamente excepcional por su gran clase y su gran bondad. Su indiscutible señorío en definitiva. Donante universal, su simpatía añadida a su inteligencia hacen de ella una de las mujeres más importantes del mundo taurino. Lo sentimos muchísimo, Mercedes.

Como también queremos dar nuestro más cariñoso pésame a sus hijos. Especialmente al primogénito, Fermincito aunque ya no podemos ni debemos tratarle con diminutivos cariñosos.



Biografía
Hijo de Fermín Bohórquez Gómez, criador de ganado bravo, y de Soledad Escribano Aguirre, estuvo siempre relacionado con el mundo del toro.

Criado entre toros y caballos, se convirtió en un referente del rejoneo en los años 60 y 70. Actuó por primera vez en público en un festival en Ubrique en 1959, para posteriormente debutar como profesional en Pamplona y ya en 1962 hacer su primer paseíllo en la Feria de San Isidro de Madrid, feria en la que estuvo presente durante dos décadas de forma consecutiva. Otro de los pilares de su carrera fue la Maestranza de Sevilla. Allí actuó 20 tardes y cortó 9 orejas, siendo declarado mejor rejoneador en dos ocasiones, en 1970 y 1972.

Poco a poco fue disminuyendo su número de actuaciones para hacerlo solo de forma puntual hasta los años 90. Su retirada definitiva fue en Jerez de la Frontera el 9 de octubre de 1993. A partir de ese momento se dedicó de lleno a su otra gran pasión, el ganado bravo al frente de la ganadería que lleva su nombre.