la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 25 de julio de 2016

¡Santiago y cierra España!



En el año 1630, siendo monarca Felipe IV, el papa Urbano VIII decretó oficialmente que el Apóstol Santiago, el Mayor, fuera considerado solo y único Patrón de la Nación Española. 

«Dios hizo a Santiago, Patrón de España, que no existía entonces, para que cuando llegue el día pudiera interceder por ella y volverla otra vez a la vida con su doctrina y con su espada», afirmó en una ocasión Francisco de Quevedo.

Santiago de Zebedeo, conocido como Santiago el
Mayor, es el patrón de numerosos pueblos y ciudades en todo el mundo, pero ante todo es popular por ser el patrón de Galicia y de España. Según distintas tradiciones orales, Santiago –uno de los apóstoles de Jesucristo–desembarcó en la Bética Romana, siguió caminando por la vía romana que unía la Itálica con Mérida, continuó hacia Coimbra y Braga y terminó en Iria-Flavia, Padrón, en Galicia.

Tras un largo periplo por la Península Ibérica, Santiago regresó a Jerusalén y en el año 44 fue decapitado con una espada. No obstante, sus discípulos recogieron su cadáver y lo embarcaron con dirección a la Hispania Romana. Siempre según la tradición, la nave desembarcó en la costa marítima gallega, donde fue trasladado al lugar donde se halla la catedral compostelana en la actualidad.

El relato quedó enraizado en la tradición ibérica y en el año 1630, siendo dicho monarca Felipe IV, el papa Urbano VIII decretó oficialmente que el Apóstol Santiago, el Mayor, fuera considerado solo y único Patrón de la Nación Española. «Dios hizo a Santiago, Patrón de España, que no existía entonces, para que cuando llegue el día pudiera interceder por ella y volverla otra vez a la vida con su doctrina y con su espada», afirmó en una ocasión Francisco de Quevedo.

¡Santiago y cierra España!

En la tradición militar de España, el grito de guerra «¡Santiago y cierra España!» ha sido utilizado por los soldados desde la Reconquista hasta la época moderna antes de cada carga en ofensiva. El significado de la frase es, por una parte, invocar al apóstol Santiago, que según la leyenda se apareció durante la Batalla de Clavijo para combatir junto a los cristianos, y por otro, la orden militar cierra, que en términos militares significa trabar combate, embestir o acometer.

Diego o Jaime derivan de Santiago

Santiago deriva en numerosos nombres muy comunes en España, en especial en Galicia: Jacobo, Jacob, Yago, Iago, Jaime, Tiago, Santiago o Diego. Sin embargo, todos son variantes en español del nombre hebreoYa'akov, que significa, según la etimología popular contenida en la Biblia, «sostenido por el talón». En el caso del nombre de Diego, todo hace pensar que es la incorrecta separación del nombre Santiago: San Tiago.

**********

Santiago Apóstol Santo Patrono del Arma de Caballería

¡ SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA !"

"...Nuestra Caballería al tomar como Patrón al apóstol jinete cuya invocación en defensa de España ha resonado históricamente en los campos de batalla españoles, hizo suyo el grito de auxilio con el que tradicionalmente se le llamaba : ”¡Santiago y cierra, España!”, es decir, cuando llegue la hora de cumplir nuestra misión, defender a España, te volvemos a pedir Santiago que camines con nosotros en vanguardia, protejas nuestra retirada y en el dolor del combate ampares a nuestros jinetes para que nunca desistan de su empeño...."

Alférez de la RESVOL 
El día 25 de Julio, los jinetes de la Caballería española, han hecho resonar en sus patios de armas el grito con el que finaliza su himno “Santiago y cierra, España”, un grito de guerra que desde la Reconquista ha acompañado la formación de nuestra propia identidad nacional.

La Reconquista que avanzó lentamente, tomó a Santiago, el apóstol, como punto de apoyo moral para aunar fuerzas frente a los almohades, y su advocación tomó cuerpo entre los que luchaban en el campo de batalla.

Es en el siglo VIII cuando el apóstol Santiago comenzó a tener un papel relevante en la Península, y ya el Beato de Liébana en su himno “O Dei Verbum” le considera como el patrón de la Hispania y su natural protector.

Alfonso III es el que por primera vez establece un estrecho y explícito vínculo entre la guerra y el apóstol. En el año 893 publica el primer diploma que implora la intercesión del santo para conseguir la victoria sobre los enemigos. A partir de esta época los textos comienzan a dar cuenta de las diversas invocaciones de los reyes y soldados, antes y durante los combates de la Reconquista.

Pocos años después hacia el año 1150-1154, cuando se redactan los votos de Ramiro I se va plasmando y fijando esta invocación. De hecho en este documento apócrifo se cuenta como aparece Santiago al rey Ramiro I durante la batalla de Clavijo, y como se invoca al Santo.


Esta es la primera de todas las invocaciones conocidas al Santiago guerrero que suena en medio de los combates, grito de guerra declinado de varias formas por los diversos cronistas medievales. Rodrigo Jiménez de Rada cuenta además que es la primera de las veces que se invocó de tal forma y que en adelante se siguió haciendo así.

Et tunc, ut fertur, hec inuo atio inoleuit: Deus adiuua, et Santc Jacobe

A través de los textos literarios comprobamos como se produce una lenta evolución desde una sencilla invocación de Santiago durante los combates, a un verdadero grito de guerra que se fija de manera bastante tardía, a finales de los siglos XVI y XVII.
Y es en esa evolución hacia un grito en el combate donde aparece la palabra cierra. Cerrar también significa atacar, acometer, de modo que “Santiago y cierra, España” se conforma como una orden militar en la que invocando a Santiago como protector, se ordena a las tropas españolas el ataque.Nuestra Caballería al tomar como Patrón al apóstol jinete cuya invocación en defensa de España ha resonado históricamente en los campos de batalla españoles, hizo suyo el grito de auxilio con el que tradicionalmente se le llamaba : ”¡Santiago y cierra, España!”, es decir, cuando llegue la hora de cumplir nuestra misión, defender a España, te volvemos a pedir Santiago que camines con nosotros en vanguardia, protejas nuestra retirada y en el dolor del combate ampares a nuestros jinetes para que nunca desistan de su empeño.

Caballería Española - Himno de Caballería