la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 22 de julio de 2016

El espejo de Lopetegui / por Juan Manuel Domínguez



"...Probablemente llevado por la emoción, Julen quiso recalcar que Vicente del Bosque era un espejo en el que mirarse, pero ojo porque ese espejo, que empezó siendo cristalino, acabó convirtiéndose en uno de esos espejos deformantes que hay en los circos y que te hacen más gordo o más delgado, más alto o más bajo..."

El espejo de Lopetegui

Fue ayer, a eso de las tres menos veinte de la tarde, cuando los druidas de la federación española de fútbol, encabezados por Villaramix, desvelaron a la humanidad el resultado de la visión que había tenido al arúspice contratado para ver el futuro de España; hacia el mediodía, el arúspice había leído las entrañas de una gallina, y éstas le habían indicado que de Asteasu, en la provincia de Guipúzcoa, llegaría a lomos de un corcel blanco un hombre cuyas iniciales respondían a J.L.A. y que, para más señas, ya había trabajado con anterioridad para los druidas del "fulbol". Villaramix, que en esos momentos estaba preparando una pócima que le convirtiera en irresistible a ojos de la UEFA, pegó un brinco y exclamó: "¡Eureka, lo tengo... Lopetegui!". Así sea, dijo el arúspice. Lopetegui. Habemus lego.

Lopetegui es un seleccionador de consenso... sin consenso. Me explico: Villaramix y Jorge Pérez, que es el traidor de esta historia, no se hablan, y sin embargo ambos coincidían, incluso desde antes de que el arúspice leyera en las entrañas de una gallina el futuro de la selección nacional, que Julen podía ser el hombre adecuado para sustituir a Sor Del Bosque. Veremos. De la rueda de prensa del nuevo seleccionador y posterior "posado-robado" por casi todas las emisoras de radio (en EsRadio preferimos no perder el tiempo de los oyentes) no se puede extraer ninguna conclusión, ni buena ni mala: palabras de agradecimiento, frases huecas, abrazos, palmaditas... lo normal puesto que Julen acaba de aterrizar en el cargo. Algo bueno sí tiene de entrada el nuevo seleccionador y es que, entre los futbolistas del Barça y los del Madrid, Lopetegui luchará por todos, y no como Del Bosque que sólo lo hacía por los culés. O al menos eso espero.

Es cierto que a nivel de clubes Lopetegui no ha ganado nada, pero tampoco han ganado nada Joaquín Caparrós o Paco Jémez, que eran los otros técnicos bien colocados en las quinielas. Probablemente llevado por la emoción, Julen quiso recalcar que Vicente del Bosque era un espejo en el que mirarse, pero ojo porque ese espejo, que empezó siendo cristalino, acabó convirtiéndose en uno de esos espejos deformantes que hay en los circos y que te hacen más gordo o más delgado, más alto o más bajo. La pregunta del millón es la siguiente: ¿Por qué Lopetegui y no otro? ¿Qué hizo decantarse a Villaramix, más allá de la lectura de las entrañas de la gallina, por el guipuzcoano y no, por ejemplo, por Caparrós?... No lo sabremos nunca. Y no lo sabremos nunca porque la federación es un cortijo y allí se hace sin rechistar lo que dice el señorito.Suerte, Julen, y que acierte la gallina.