la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 19 de julio de 2016

Otra razón por la que un católico no puede votar al PP: Cristinita Cifuentes



  • Su última obra: la nueva ley sobre identidad de género, que impone el homosexualismo en las escuelas, tanto públicas como concertadas.
  • Los profesores tendrán que pasar adoctrinamiento, a cargo del lobby gay, naturalmente, para luego enseñar a los niños los diferentes tipos de sexo que existen (creo que ya alcanzan los 300).

La nueva ley de la Comunidad de Madrid sobre identidad de género, obra de la presidente pepera, Cristina Cifuentes, impone el homosexualismo en las escuelas, tanto publicas como concertadas. Así, como suena, por si a alguien le quedaban dudas sobre si un cristiano puede votar al PP.

Y el ministro de Educación dijo: Cifuentes tiene competencias. Y como tiene competencias, pues no hay nada que hacer. Hay que ser cínico. Es decir que, en lugar de recurrir la ley de Cristinita Cifuentes, la choni más progre de todo el PP, recurre al legalismo: como tiene competencias…

Y por cierto, la Iglesia madrileña ¿por qué no habla?


¿Sabe usted que incluso se podrá castigar a aquel profesor que regañe a adolescentes gays que expresen su libre opción sexual… pongamos en el patio del colegio? Y no digamos nada a aquel profesor que les enseñe a los niños que hay dos sexos, no 200: masculino y femenino. Ese es reo de muerte. Bueno, por el momento, sólo de sanción y descrédito, por reaccionario.


¿Sabe usted que los profesores tendrán que pasar adoctrinamiento, a cargo del lobby gay, naturalmente, para luego enseñar a los niños los diferentes tipos de sexo que existen (creo que ya alcanzan los 300) y, supongo, las profundas técnicas amatorias homosexuales?

¿Sabe usted que gracias a la ley de Cristinita y al PP, se podrá sancionar e incluso perseguir judicialmente a cualquiera, profesor o no, que enseñe que existen dos sexos, el masculino y el femenino, y ninguno más?

¿Sabe usted que, por tanto, gracias a Cristinita, que es muy progre y muy moderna, estamos a un paso de proscribir la normalidad, es decir, la heterosexualidad?

La ley sobre de protección integral contra la discriminación por diversidad sexual y de género de la Comunidad de Madrid también supone otra cosa: que si eres cristiano no tienes nada que hacer en el Partido Popular.

Y todo eso gracias a Cristianita Cifuentes. Que aspira a ser presidenta del PP, de España y del mundo mundial.

Y todavía hay cristianos, más bien idiotas, que votan al PP.

Insisto: se podrá multar a cualquiera que intente que un gay deje de serlo.

Se podrá multar y juzgar a un padre que eduque a sus hijos en la heterosexualidad. O sea, en la normalidad.

E insisto más, porque la cosa es grave: se podrá multar a un profesor que hable de amor y sexualidad entre hombre y mujer. En suma: se podrá perseguir a quien simplemente discrepe de la homosexualidad (ya se está haciendo).Y, en general los coles se van a convertir en una casa de lenocinio adolescente y casi impúber.

¡Ah! y los colegios que se nieguen, perderán el concierto.