la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 22 de julio de 2016

La tauromaquia frente al tipo humano feminoide que ejemplifica el ideal de nuestro tiempo



"...el arrojo, la valentía, el valor y otras actitudes propias de la masculinidad, han dejado de ser ideales para el tipo humano feminoide, andrógino e igualitario que ejemplifica el ideal de nuestro tiempo..."

La tauromaquia frente al tipo humano feminoide que ejemplifica el ideal de nuestro tiempo

Tamuda.- La tauromaquia es hoy un arte antiguo en retroceso, porque el tipo humano andrógino de nuestra época, vive su prolongada niñez dependiente del Estado divinizado, bajo el sueño opiáceo de la eterna juventud y la negación de la muerte como fin natural. La meditación ritual y simbólica sobre la muerte, que es el fondo espiritual y simbólico de la tauromaquia, no tiene cabida en la farsa contemporánea que intenta olvidarse de lo natural de morirse.

De otro lado, el arrojo, la valentía, el valor y otras actitudes propias de la masculinidad, han dejado de ser ideales para el tipo humano feminoide, andrógino e igualitario que ejemplifica el ideal de nuestro tiempo.

Si a esto le sumamos la obsesión postmoderna por destruir toda tradición y que en tanto que espectáculo, la tauromaquia transcurre en el tiempo lento, opuesto a la trepidante industria del entretenimiento actual, lo cierto es que no hace falta ningún mito conspiranoico para entender el por qué suscita tanta antipatía.

La tauromaquia hoy está condenada a ser un contramundo dentro del mundo. Y eso, le añade un plus de interés para el inconformista, que se rebela con la forma actual de definir la normalidad.