la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 20 de julio de 2016

Del Bosque, Guardiola y el desertor Puyol / por Juan Manuel Domínguez


"...Me gustará saber la opinión de Del Bosque, a quien la despedida le está quedando un pelín larga, sobre los insultos que el ex del Barça Puyol recibió el otro día a través de las redes sociales por decir que es español: "traidor", "hijo de puta", "desertor", "payaso"... La pandi de Guardiola no se para ante nada ni ante nadie..." 

  • Sor Vicente tuvo unas palabras elogiosas ("es el mejor del mundo") hacia un entrenador de fútbol que se ha destacado claramente por ser un enemigo declarado de España, olvidando que el mejor seleccionador español tiene que ser antes que nada uno que ame a su país: la nación por encima de la selección y no al revés

Noticia relacionada:


Del Bosque, Guardiola y el desertor Puyol

A Vicente del Bosque, que sigue en Babia, no se le ocurrió otra cosa que decir el otro día que Pep Guardiola podía ser un magnífico seleccionador nacional: "¿Por qué no un catalán?"... Un catalán por supuesto que sí, un catalán desde luego, pero ese catalán en concreto, ese catalán que reconoce que si él jugó con España fue porque no le quedaba más remedio, ese catalán que dijo en una rueda de prensa que él procedía de "ese país pequeñito de ahí arriba", ese catalán que apoya abiertamente el proceso secesionista e ilegal, ese catalán que ningunea a España cada vez que puede, el día de su presentación como nuevo entrenador del City sin ir más lejos, ese catalán jamás, ese catalán nunca. Cataluña es España y un catalán puede ser perfectamente presidente del Gobierno, pero... ¿Artur Mas? ¿En serio? ¿Mas presidente de España?... Entre la bondad y la estupidez más supina existe una frontera muy fina que Vicente del Bosque insiste en cruzar cada vez que puede.

El ex seleccionador, que permaneció en pie y en silencio en el palco del deshonor mientras se humillaba a su Rey y se pitaba el himno nacional, se refirió a Guardiola, que es catalán, pero no, por ejemplo, de Carles Puyol, que también lo es. Ya sé que, una vez colgadas las botas, la carrera profesional de Puyol no está yendo por ahí de momento, pero el concepto sigue siendo el mismo. Sor Vicente tuvo unas palabras elogiosas ("es el mejor del mundo") hacia un entrenador de fútbol que se ha destacado claramente por ser un enemigo declarado de España, olvidando que el mejor seleccionador español tiene que ser antes que nada uno que ame a su país: la nación por encima de la selección y no al revés. Pep Guardiola sabrá muchísimo de fútbol pero no quiere a España y piensa que Cataluña debe independizarse, pero eso a un supervisor de nubes no le importa demasiado.

Me gustará saber la opinión de Del Bosque, a quien la despedida le está quedando un pelín larga, sobre los insultos que el ex del Barça Puyol recibió el otro día a través de las redes sociales por decir que es español: "traidor", "hijo de puta", "desertor", "payaso"... La pandi de Guardiola no se para ante nada ni ante nadie y por mucho que este chico haya sido uno de sus estandartes durante muchísimo tiempo, y por mucho que haya ejercido su capitanía dando muestras de auténticos valores, le han puesto a caer de un burro por decir una obviedad, que es español. Pero de ésta no dirá ni mu Del Bosque, que pudo pasar a la historia como el mejor seleccionador español y lo hará simplemente como el seleccionador que ganó un Mundial: cada vez me recuerda más a Hrundi V. Bakshi, el protagonista de El Guateque: ¡deje usted de tocar la corneta de una puñetera vez, hombre de Dios!...