la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 4 de julio de 2016

Justicia para todos / Por Paco Mora



"...Entre los que piden sitio, espada y muleta en mano, se encuentran toreros de la raza y calidad de Curro Díaz, David Mora, Ángel Teruel, Pepe Moral, Castaño y varios más..."

Justicia para todos

Ha sido un acierto, quizás el mayor de la temporada 2016, darles entrada en las principales ferias a los nuevos valores que vienen arreando. Además de refrescar los carteles con un plus de interés al que suscitan las figuras acreditadas como tales, pese a sus largas ejecutorias, la decisión de las empresas ha demostrado que conocen su negocio y que tienen cierto espíritu de justicia. Por eso, sólo placémenes merece esa realidad por la que seguramente pasará a la historia del toreo la temporada taurina que ahora entrará con Pamplona en su punto álgido.

Dicho lo cual, porque es justo y necesario, también las empresas se apuntarían un tanto importante dándoles paso a un puñado de toreros que luchan a brazo partido en la legión extranjera del toro grande y fiero y el billete pequeño que no les da “ni para pipas”, como decía Curro Romero. Estos toreros, entre los que hay varios de auténtica valía, junto a los nuevos valores, son los llamados a ir sustituyendo paulatinamente a los que llenos de gloria, ricos y no vencidos pero sí de vencer cansados, irán retirándose a sus cuarteles de invierno. Porque el tiempo no perdona a nadie.

Entre los que piden sitio, espada y muleta en mano, se encuentran toreros de la raza y calidad de Curro Díaz, David Mora, Ángel Teruel, Pepe Moral, Castaño y varios más. Y a mayor abundamiento, ¿alguien me puede decir qué delito ha cometido un artista de la personalidad y categoría de Finito de Córdoba para estar sentado en plena temporada en el año que se cumple su cuarto de siglo como matador de toros? Si yo fuera empresario taurino me sonrojaría al mirarme al espejo para afeitarme. Pero claro, en estos raros tiempos que vivimos, en los que se adora como nunca al becerro de oro, los colores le salen ya a muy poca gente…