la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 1 de agosto de 2016

LAS VENTAS. LAS NOVILLADAS / Antolín Castro


Los novilleros llegan a Las Ventas con poco bagaje... culpa de quién / 25/4/2016.-Las Ventas. Novilllada de Los Rodeos. Foto La Loma


"...No es culpa solo de los novillos que se lidian en Madrid por lo que han caído heridos varios novilleros en Las Ventas, no. Esa culpa es del sistema: La empresa madrileña está obligada a programar dos docenas de novilladas… los novilleros punteros están protegidos por empresas fuertes… y en consecuencia no les hacen pasar la prueba venteña…"


LAS NOVILLADAS

A nadie se le oculta que las novilladas representan el futuro, que es en ellas donde se forjan los nuevos valores, pero… nada se hace, adecuadamente, para que cumplan la misión que se les tiene asignada y es que lo miremos por donde lo miremos las empresas, en su mayoría y las más grandes todas, eso les importa un pimiento.

De ahí que no esté regulada la forma que le pudiera dar sentido a ese escalón que representa de cara a la formación de los futuros matadores. Se tienen las escuelas taurinas que básicamente enseñan la técnica, los primeros pasos hasta llegar al debut con picadores, pero luego se produce el vacío. No existe fórmula para dar sentido y oportunidades, las únicas que se dan están encaminadas por empresarios aventajados en apoyar o proteger a quienes creen que les darán beneficio en el siguiente paso. Los demás olvidados.

Recientemente se le ha dado ‘caña’ a Madrid, quien programa muchas obligada por el pliego, por echar novillos grandes a novilleros con poco bagaje. La pregunta, y las consideraciones hechas, está, cuando menos, mal planteada si no es que es claramente intencionada.

No es culpa solo de los novillos que se lidian en Madrid por lo que han caído heridos varios novilleros en Las Ventas, no. Esa culpa es del sistema: La empresa madrileña está obligada a programar dos docenas de novilladas… los novilleros punteros están protegidos por empresas fuertes… y en consecuencia no les hacen pasar la prueba venteña… en cualquier rincón de España hay chavales soñando con una oportunidad… las novilladas que se dan en otras plazas son para los mejor situados (los protegidos) o enchufados… o los que paguen… de ese modo esos chavales dan todo lo que tienen por hacer ese paseíllo… y continúan dándolo, en general, luego en el ruedo. La inexperiencia y la auto exigencia de ellos mismos, lleva a sufrir más percances que los deseados.

Tengamos en cuenta que no todo son toros por novillos o exageración del trapío. Una de las cornadas fuertes fue en San Isidro al protegido de la empresa, Luis David Adame. Era exagerada la presentación de los novillos ese día o fueron los propios deseos del torero los que le llevaron a asumir el riesgo inherente a actuar en San Isidro? Es decir, ni inexperto, ni exageraciones del novillo, ni nada, sencillamente estas cosas pasan aunque el que esté delante esté muy preparado y el novillo sea sin normal.

Para que el funcionamiento de este escalafón fuera correcto, mucho más sencillo que el superior donde los dineros y las exigencias de las figuras lo copan todo, sería establecer las oportunidades de forma ordenada y razonada, evitando que Madrid se quede para que muestren ese exagerado ‘triple mortal’. Por si fuera poco, muchas figuras de antes, y ahora, presumen de no haber pasado por Madrid (entonces concluyamos que los que estaban preparados siempre han preferido la comodidad y la periferia) y quién coño quieren que venga a Madrid es las obligadas novilladas que hay que dar? Si no se quieren esos percances habrá que arbitrar otro sistema o quitar la obligación a Madrid (algo se rebaja ya en el nuevo pliego) de ofrecer tantos puestos para novilleros no preparados adecuadamente.

¿Cree alguien que cambiará el sistema? Yo ya anticipo que no, por Madrid seguirán pasando los que no gozan de oportunidades con lo que de desesperación lleva consigo. Otra cosa es que se quiera aprovechar esta contingencia para intentar reducir la exigencia de la única plaza que queda con cierto nivel. 

Se dice que muchos novillos parecen toros, pero también se sabe desde siempre que muchos toros parecen novillos. Siendo así, está claro que los listones que se manejan, o se quieren manejar, difieren bastante según quienes lo argumenten.