la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 13 de agosto de 2016

San Sebastián: Los antitaurinos buscan elevar la presión social contra los toros.



El grandísimo ambiente taurino que hay este año en San Sebastián se está viendo contestado por los antitaurinos de la bella ciudad Donostiarra. Pero en el fondo, lo que coexiste aquí con los habitantes es un feroz antiespañolismo. Los toros solo son un pretexto del mundo etarra y de los tibios políticos del PNV e incluso del PSOE que siguen instalados en el filo de la navaja.

Los antitaurinos buscan elevar la presión social contra los toros en San Sebastián

PUBLICADO POR JOSÉ MARÍA ALONSO EN EL CONFIDENCIAL
Pretenden contrarrestar el lleno que registrará Illumbe para la feria que se inicia este sábado.

UNA VEINTENA DE ANTITAURINOS TUMBADOS SEMIDESNUDOS SOBRE LA ARENA DE LA CONCHA DE SAN SEBASTIÁN PARA PROTESTAR POR LAS CORRIDAS DE TOROS

La repercusión de la inminente feria taurina de San Sebastián no sólo va a estar en lo que ocurra sobre la arena de Illumbe. La consulta que el ayuntamiento celebrará a principios del próximo año en la ciudad sobre la continuidad o no de los toros ha hecho que los festejos de este año se conviertan en un mano a mano entre partidarios y detractores de la fiesta nacional. Y la faena es de las gordas. Se trata, en esencia, de hacer de esta feria una demostración de fuerza con la mirada puesta en el plebiscito del 19 de febrero.

Dada la trascendencia que tiene esta cita, en las gradas de Illumbe estará el rey emérito Don Juan Carlos, que ya el pasado año quiso mostrar su apoyo a los toros en San Sebastián con su presencia en la reinaguración del coso tras el periodo de veto de Bildu, y que estará acompañado de parte de su familia. También han confirmado a los Chopera su presencia este domingo para ver a José Tomás y en defensa de los toros rostros conocidos como los cantantes Joaquín Sabina y Andrés Calamaro o la expresidenta de la Comunidad de Madrid y actual portavoz del PP en el Ayuntamiento de la capital,Esperanza Aguirre.

Con casi todo el papel vendido para las cuatro tardes de este año (queda alguna entrada suelta), los defensores de los toros han visto una inmejorable ocasión para dar un golpe de efecto frente a los antitaurinosen una ciudad que ya ha estado marcada por el veto que impuso a los toros la pasada legislatura el Gobierno municipal de EH Bildu. Y más de lo mismo sucede al otro lado de la barrera, donde los contrarios a las corridas van a movilizarse en la calle durante la Semana Grande para intentar exhibir músculo en el rechazo al ‘maltrato animal’.
El objetivo no es otro que elevar la presión a nivel social contra los toros, y más después de que los protaurinos hayan cortado la primera oreja al lograr llenar los 44.000 asientos de Illumbe, frente a las 30.000 personas que acudieron a la pasada feria de Semana Grande, en el que fue el regreso de los toros a San Sebastián tras dos años de ausencia.

La cita de este año adquiere para los antitaurinos una gran relevancia por la próxima consulta de los toros
Por ello, este sábado, al mismo tiempo que los primeros diestros salten al coso donostiarra (18:00 horas), los antitaurinos se manifestarán por las calles de San Sebastián desde el céntrico Boulevard para evidenciar la ‘repulsa’ de la ciudadanía frente a las corridas de toros. La marcha partirá, además, a escasos metros del lugar en el que una hora después se prenderá la mecha festiva que dará inicio a la Semana Grande donostiarra. Los detractores de la fiesta nacional aprovecharán la presencia de miles de visitantes en la capital guipuzcoana con motivo del cañonazo festivo para dar aire a sus reivindicaciones y ganar apoyos en el rechazo a los festejos.
No es la primera vez que los antitaurinos se valen del inicio festivo para llevar su protesta a la calle. En todo caso, la cita de este año adquiere para ellos una gran relevancia dada la próxima consulta sobre la continuidad de los toros. Así, buscan una fotografía de fuerza de cara a la cita con las urnas de dentro de unos meses. Por ello, están siendo activos en las redes sociales y a pie de calle, con carteles por toda la ciudad, para llamar a la ciudadanía a respaldar la movilización. Además, en esta ocasión, cuentan con la mayor implicación de la Sociedad Protectora de Animales de Gipuzkoa, que ha “permitido organizar la manifestación de una forma más profesional si cabe y ha conseguido que la convocatoria llegue al mayor número de personas posibles”.


  • Una consulta con el toro de por medio
Así lo celebra la plataforma Donostia Antitaurina Orain, impulsora de la consulta que ha avalado el ayuntamiento y cuyo resultado se ha comprometido a respetar el alcalde, Eneko Goia (PNV), a pesar de no tener carácter vinculante si se da un resultado contundente. “¿Quiere usted que el ayuntamiento deje de destinar recursos municipales para las corridas de toros?”, es la pregunta que formulará el Ejecutivo local, gobernado en coalición por PNV y PSE. En la práctica, se interpela por el veto o no a los toros, ya que Illumbe, de propiedad municipal, es la única plaza habilitada para la celebración de espectáculos taurinos.

La consulta del 19 de febrero estará presente con carácter simbólico en la protesta de este sábado ya que los organizadores de la marcha celebrarán a su término una votación simbólica con papeletas y urnas en la calle para que los ciudadanos “den su primer ‘sí’ a la desaparición de las corridas de toros” en San Sebastián. Los festejos, que estuvieron 25 años ausentes en la ciudad tras el derribo del mítico Chofre hasta la inauguración de Illumbe en 1998, ya estuvieron desaparecidos en 2013 y 2014 por decisión unilateral del entonces Gobierno municipal de EH Bildu, que en las elecciones del pasado año perdió la Alcaldía y pasó a ser la tercera fuerza.
Los detractores de los toros prevén asimismo extender las protestas a las puertas de la plaza de Illumbe. Ya lo hicieron el pasado año, con el regreso de los toros a la ciudad, viviéndose algunos momentos de tensión con aficionados a la tauromaquia que obligó a la Ertzaintza a establecer un dispositivo de Seguridad para evitar enfrentamientos entre unos y otros. Este año podrían revivirse estas imágenes en la ciudad. En el ambiente está todavía muy presente la indignación que suscitó en el mundo del toro la reacción de los antitaurinos tras la muerte en el ruedo del diestro Víctor Barrio, con celebraciones hirientes en las redes sociales por su fallecimiento.

Esta respuesta, unida a la amenaza que se cierne sobre la continuidad de los toros en San Sebastián, ha hecho que la feria de San Sebastián esté marcada en rojo en el calendario taurino. Por lo pronto, los Chopera han dado una primera estocada con la contratación de José Tomás, que no ha dudado en sumarse a una feria que, en las actuales circunstancias, es más que una feria tanto para esta familia de empresarios taurinos como para el mundo de la tauromaquia. La presencia del diestro de Galapagar en Illumbe el domingo en una tarde junto a El Juli y Pablo Hermoso de Mendoza contribuirá a la demostración de fuerza que persiguen los defensores de la fiesta nacional de cara a la consulta de febrero.

Las urnas saldrán a la calle en San Sebastián pero también podrían salir en Vitoria, ya que la capital alavesa aprobó a finales del pasado año en pleno una moción que insta al ayuntamiento a convocar una consulta popular para decidir si la ciudad sigue albergando festejos taurinos. En todo caso, el alcalde, Gorka Urtaran, también del PNV, ya ha dejado constancia que esta medida no es una de las prioridades del Gobierno municipal, por lo que ha enfriado las expectativas de los colectivos antitaurinos de hacer de Euskadi un coto prohibido a los toros.

La marcha antitaurina no será la única movilización que tendrá lugar por las calles de San Sebastián con motivo del inicio de las fiestas. Una hora antes, a las 17.00, la izquierda abertzale recorrerá las calles donostiarras desde la plaza del Buen Pastor en favor de una república vasca. E instantes después del cañonazo festivo, también desde el Boulevard, el Movimiento pro Amnistía ha convocado una manifestación para pedir la excarcelación de los presos de ETA.