la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 26 de septiembre de 2016

LAS VENTAS: ¿AFICIONADOS O TURISTAS? / por Antolín Castro


Qué será de la Monumental madrileña

"...los aficionados miran con poca ilusión el que la plaza cambie de manos. Aplicando el refrán ‘más vale malo conocido que bueno por conocer’ parece que casi todos quisieran quedarse en la orilla conocida..."


LAS VENTAS: ¿AFICIONADOS O TURISTAS?

En la pasada semana se abrieron los sobres que contenían las ofertas de las dos empresas que se han presentado a concurso para dirigir los destinos de Las Ventas de Madrid.

La sorpresa importante ya se había dado con anterioridad; es decir, cuando en el último minuto llegó un segundo concursante, Simón Casas, a lo que parecía iba a ser un paseo en solitario para la actual empresa, Taurodelta. Esa presencia fue la que movió el árbol del que se cayeron, casi de golpe, todas las nueces.

Al ver las propuestas con las que las dos empresas licitadores se han presentado, queda claro que uno se creía que iba a ir solo y otro, de forma astuta, hizo creer que eso iba a ser así. Ese margen le permitió, como se ha visto, ofrecer al alza de los mínimos exigidos. El factor sorpresa utilizado como elemento decisivo para no dar margen a contraoferta alguna.

Que eso sea suficiente lo determinará la Mesa creada al efecto por la Comunidad de Madrid, pero parecen demasiado desequilibradas las ofertas como para que quede mucho margen para maniobrar a favor del que todo lo ha fiado a los mínimos exigidos.

Y llegados a este punto, que tendrá pronta respuesta en la decisión que se tome, los aficionados miran con poca ilusión el que la plaza cambie de manos. Aplicando el refrán ‘más vale malo conocido que bueno por conocer’ parece que casi todos quisieran quedarse en la orilla conocida.

A la vista de la caída de abonados y espectadores que ha sangrado la asistencia a la primera plaza del mundo, la opción del ‘tapado’ Simón es revitalizar esa asistencia tan en horas bajas. Es posible que así lo vea el productor Casas, de ahí su unión a una empresa de viajes, Nautalia, pero el aficionado lo que se pregunta es si la plaza se quiere llenar de aficionados o de turistas.

Está claro, que ese punto que determina en qué momento se encuentra el interés por la Fiesta, debería girar hacia la captación de aficionados, pero pensamos que para que fuera así no vemos como un medio eficaz una empresa dedicada a los viajes o al ocio. Por esa vía podrán llegar turistas pero no aficionados.

Claro que si lo que se quiere es que la apuesta pueda resultar rentable en términos económicos solamente, pueda ser un acierto, y que los tendidos estén mejor cubiertos aunque para ello queden como foráneos en la plaza solamente porteros y acomodadores. 

La decisión será la que sea, por supuesto que serán bienvenidas todas las posibles mejoras pero, el toro, que es el sostén de la autenticidad, no parece que aparezca ni siquiera en la letra pequeña de las propuestas.