la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 19 de septiembre de 2016

SEPTIEMBRE TAURINO 7 por Antolín Castro


Arles y Nimes, con sus ferias del Arroz y la Vendimia, ponen en escena sus mejores galas para darle sentido a lo que representa hoy en día Francia en la Tauromaquia. Sin ellas, qué duda cabe, septiembre sería menos mes taurino de lo que es.


"...Históricamente se ha creído que agosto era el mes donde más corridas de toros se daban y puede que sea verdad pero, sin entrar en contarlas, vengo a tener la sensación de que septiembre, al menos me lo parece, le alcanza..."


SEPTIEMBRE TAURINO

Históricamente se ha creído que agosto era el mes donde más corridas de toros se daban y puede que sea verdad pero, sin entrar en contarlas, vengo a tener la sensación de que septiembre, al menos me lo parece, le alcanza.

En agosto se contabiliza esa feria de Bilbao, a la que se llamaba puerto de primera y que parece no interesar mucho a nadie, a la vista de cómo han estado los tendidos de Vista Alegre este año. Hay alguna feria más, pero en septiembre, que también tiene su Virgen el día 8, repiquetean otras ferias, muchas, con cierto empaque en cuanto al número de festejos que terminan por superar los ecos de la bilbaína.

Apunten, Palencia, Valladolid, Salamanca, Albacete, Murcia, Logroño, Guadalajara…, entre las más importantes de capitales de provincia, que terminan por sonar mucho más alto y hacen estar más pendiente de cuanto sucede que en agosto, donde casi todo se centra en la feria vizcaína. Podíamos citar otras poblaciones, pero creemos es suficiente con las ya citadas.

A eso hay que añadirle que Madrid celebra corridas en lugar de las novilladas veraniegas, incluso incorporando la primera parte de su Feria de Otoño, lo que también ha de trascender. Citemos también la feria de San Miguel en Sevilla, que no es baladí. Por si fuera todo eso poco, majestuosos aparecen esos coliseos romanos de Francia que ponen los puntos sobre las íes como plazas de primera que son.

Arles y Nimes, con sus ferias del Arroz y la Vendimia, ponen en escena sus mejores galas para darle sentido a lo que representa hoy en día Francia en la Tauromaquia. Sin ellas, qué duda cabe, septiembre sería menos mes taurino de lo que es.

Agosto queda en el recuerdo de los viejos aficionados como el mes ideal para batir records de festejos toreados por parte de algunos espadas que no paraban de viajar, en avioneta o en moto, con tal de sumar, aunque aquello no sumara realmente nada para el engrandecimiento de la Fiesta. Los veraneantes eran los ‘aficionados’ ideales que necesitaban para hacer realidad sus aspiraciones. Incluso pensamos que todo aquello le hiciera daño y de ahí que hubiera que refugiarse tanto en la feria de Bilbao para dotarle de algo de seriedad a ese mes.

Nos quedamos con septiembre como más adecuado para darle ese calificativo del mes más taurino del año.