la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Los nuevos han hablado a gritos / por Rafael Comino Delgado



"...La pasada temporada uno de los nuevos, Lopez Simón, habló claro y fuerte, a gritos en el ruedo con la muleta y la espada, que es donde tienen que hablar los toreros..."

  • Las figuras lo son por algo, nadie les ha regalado nada, pero los nuevos con méritos tienen derecho a que se les de la posibilidad de también ser figuras.

Los nuevos han hablado a gritos

Rafael Comino Delgado
La pasada temporada uno de los nuevos, Lopez Simón, habló claro y fuerte, a gritos en el ruedo con la muleta y la espada, que es donde tienen que hablar los toreros.

Esto sirvió para que los empresarios se dieran cuenta de que eso de siempre las mismos nombres ya estaba cansando a la afición. Y naturalmente también las figuras lo comprendieron cuando empezaron a ver demasiado cemento en los tendidos. Todo ello llevó a abrir carteles y dar cabida a algunos de los nuevos que venían pidiéndolo con sus méritos, tales como López Simón y el imparable Roca Rey, que por derecho propio era solicitado por la afición.

Pero ahí no quedo la cosa, otros nuevos, en lo que va de año, han gritado también, claro y alto, como es el caso de José Garrido que cuanto le han dado la oportunidad ha dicho hasta dónde puede llegar. Ginés Marín es recientemente alternativado, pero cada tarde que se viste de luces deja claro que merece muchas más oportunidades, que le tendrán que dar. Javier Jiménez, el pasado 21 de Agosto, confirmó en Madrid lo que ya había apuntado cada vez que se puso del vestido de torear. A David Galván, el mismo 21 de Agosto en Madrid, le tocaron los dos peores de Bañuelos a pesar de lo cual dejó claro que va muy en serio, que quiere y merece más. Este año está inmenso de valor, calidad y solvencia. Álvaro Lorenzo está siendo llevado con prudencia pero allí donde torea habla claro, y contundente. Román apuntó muy alto desde el principio y luego se distrajo un poco, pero este año ha demostrado que va a por todas. ¡Gran torero Román! Antonio Puerta fue excluido de su feria muy injustamente, pero tuvo una sustitución y demostró lo que vale y a donde puede llegar. ¡Ojo a Antonio Puerta! si le dan la oportunidad puede ser gente grande en el Toreo. No digamos Rubén Pinar, que aunque no es de la misma promoción que los anteriores la realidad es que por motivos varios ha estado unos años casi inactivo, pero ya en Madrid dejó claro que ha progresado muchísimo y ahora, en la feria de Albacete, ha barrido literalmente. Luis David Adame, que acaba de tomar la alternativa en Nimes, ya habló de novillero pero el día de su doctorado ha demostrado que puede ser gran figura. 

Estos son los jóvenes que han hablado y están hablando a gritos, y a los que la temporada que viene se les deben abrir la puertas de todas las ferias, y luego el que sea capaz de aguantar, para adelante, y el que no, para casa. Porque ser figura no es triunfar dos tardes, aunque sea en Madrid, hay que hacerlo muchas tardes y muchas temporadas. 

Hay otros que no son nuevos, tienen varios años de alternativa, pero esta temporada están gritando. Es el caso de Curro Díaz, torerazo inconmensurable, en su mejor momento, que merece estar acartelado en todas las ferias con todas las figuras, y creo que el próximo año así será. Lo mismo digo de Paco Ureña, gran exponente de la calidad y la pureza en el toreo. Juan del Álamo lleva varias temporadas gritando, pero creo que puede y debe gritar aun más fuerte, enfadarse más y no conformarse con una oreja hay que cortar las dos y el rabo. Joselito Adame es máxima figura en Méjico pero en España todavía no. Merece más de lo que se le está ofreciendo hasta el momento.

Naturalmente hay otros no mencionados, tanto en el grupo de los nuevos como en el de los no tan nuevos, que merecen torear más, pero me he querido referir a los que creo están gritando más alto con la espada y la muleta. 

Las figuras lo son por algo, nadie les ha regalado nada, pero los nuevos con méritos tienen derecho a que se les de la posibilidad de también ser figuras.

Por ello es necesario y justo que se mueva el escalafón y parece que así será en el futuro próximo. ¡Que Dios reparta suertes!