la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 23 de mayo de 2017

12ª de San Isidro en Madrid (novillada). Jesús Enrique Colombo, un venezolano muy “venezolano” / por J.A. del Moral.



Un buen debut tuvo Colombo que impactó y triunfó aunque sin poder pasear la oreja que el público pidió mayoritariamente y negó la presidencia injusta y antirreglamentariamente aunque los de siempre – no más de 20 – no la pidieron y aplaudieron al usía mientras se escuchaban dos de las broncas más ruidosas que hayamos escuchado en la feria. De la muy desigual novillada de Montecillo, Colombo se llevó el ejemplar más bravo, encastado y noble que fue el cuarto. A Colombo, quizá por ello y porque banderillea muy vistosamente y mata como un cañón, le vimos bastante más proyección que a sus dos colegas a punto de tomar la alternativa esta misma temporada. Los sevillanos Pablo Aguado y Rafael Serna, lucharon entre sus virtudes y defectos con menos suerte que Colombo. Ayer no les vi suficientemente dotados para doctorarse con futuro asegurado.



Jesús Enrique Colombo, un venezolano muy “venezolano”

J.A. del Moral · 23/05/2017
Madrid. Plaza de Las Ventas. Lunes 22 de mayo de 2017. Decimosegunda de feria. Tarde soleada y medio calurosa con dos tercios largos de entrada.

Seis novillos de Montecillo, bien aunque desigualmente presentados y de vario juego con predominio de los mansos en el primer tercio y manejables en distintos grados los restantes. Por más bravo, encastado y noble sobresalió el cuarto. Un gran novillo que tapó con mucho al resto del envío.
Jesús Enrique Colombo (grana y oro): Estocada trasera desprendida saliendo fuertemente rebotado, caído y golpeado muy dolorosamente, ovación con saludos. Estoconazo de entrega saliendo rebotado de nuevo y otra vez golpeado muy dolorosamente, fuerte petición de oreja y vuelta clamorosa.
Pablo Aguado (verde botella y oro): Sartenazo en el costillar y estocada tendida algo atravesada, silencio. Estocada, ovación con saludos.
Rafael Serna (rosa y oro): Estocada caída, silencio. Estocada defectuosa, palmas.


Sobrado de valor y determinación, muy vistoso con el capote, espectacular con las banderillas, resuelto además de vibrante con la muleta y un cañón en kamikace con la espada. Me recordó a los dos hermanos menores de grandísimo César Girón. La gran figura que nos dio Venezuela solía desafiar abiertamente a sus compañeros de terna al saludarles en el patio de cuadrillas. Y lo cumplía con creces en el ruedo. Recuerdo lejanamente una tarde de feria en Sevilla alterando con Antonio Ordoñez que resultó gravemente herido al torear a la verónica como era capaz de hacerlo el rondeño. César Girón le había desafiado y lo cumplió desbordando todo lo desbordable. No sé si ayer Colombo desafió a Aguado y a Serna antes de hacer el paseíllo, pero al verle actuar tan ferozmente y a por todas, me dio la impresión de haberlo hecho. Sea como fuere, el desafío lo materializó a lo largo de sus intervenciones en los tres tercios, sobre todo con el cuarto novillo que fue la res más temperamental que hemos visto por ahora en la feria. Creo que este Colombo de San Cristóbal va a dar mucha guerra y que podría ocupar un gran lugar en el escalafón mayor. Ojalá que así sea.


Con menos suerte, los sevillanos Pablo Aguado y Rafael Serna, no estuvieron mal pero tampoco para tirar cohetes. A veces me parecieron dos más. Otras muy en clásico con gracia Aguado y muy castellano con pinceladas de pinturería Serna.



Aguado también es muy valiente pero ayer con primer novillo se pasó de metraje en la faena. El animal se había venido abajo antes de la cuenta y su largo empeño terminó aburriendo. Me gustó más en el quinto, tanto con el capote como con la muleta con pasajes de muy buen corte. También advertí que sus picadores se excedieron en castigar a sus dos oponentes. También le dieron lo suyo a los novillos de Serna que al tercero le cuajó una gran tanda con la derecha y varios buenos aunque sueltos naturales. Apenas pudo lucir con el mal sexto. Y no hubo más.