la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 24 de mayo de 2017

'San Isidro' 2017. ¡TOROS! Plas, plas, plas ¡TOROS! Plas, plas, plas / por Antolín Castro


O se caen, o se rajan, o embisten de cualquier manera. 
Hacen faltan toros


Toros de tres ganaderías, si bien en el ruedo hubo otro más de otro hierro
 distinto, devuelto también por inválido, como pudieron haber seguidos sus pasos alguno más. Triste panorama para una tarde de toros en donde no hubo toros válidos para, no solo ya el lucimiento, siquiera para la lidia. 


¡TOROS! Plas, plas, plas ¡TOROS! Plas, plas, plas

Antolín Castro

España
S.I.17.- Así terminó el festejo: La afición pidiendo toros, al tiempo que acompañaban su petición con palmas acompasadas. Lo había hecho durante el festejo, pero fue al final cuando más énfasis pusieron. No les faltaba razón.

Toros de tres ganaderías, si bien en el ruedo hubo otro más de otro hierro distinto, devuelto también por inválido, como pudieron haber seguidos sus pasos alguno más. Triste panorama para una tarde de toros en donde no hubo toros válidos para, no solo ya el lucimiento, siquiera para la lidia. Entre me caigo y me levanto se desperdició una buena parte de las dos horas y media que duró el festejo. No es extraño que muchos espectadores se marcharan antes.

Los toreros se toparon con la triste realidad. Disposición en la terna pero nulo lucimiento. El comienzo de faena de Fortes, rodillas en tierra, citando con el cartucho de pescao por naturales fue meritorio, pero poco más le dejó hacer el toro, que se apagó como se apaga una vela. En su segundo todavía menos pudo hacer el malagueño. Palmas a la voluntad.

El francés Juan Leal inició con una valerosa pedresina en los medios y luego, ya en los finales de la faena, se dio un arrimón de los que son con riesgo de verdad, dadas las condiciones del toro. Incluso hizo pasar miedo en los tendidos. Saludó la única ovación de la tarde. En el sexto al intentar un nuevo arrimón el toro le dijo no y le lanzó por los aires, por fortuna sin consecuencias.

Daniel Luque, que despedía hoy su única actuación en la feria, sus compañeros también la decían hoy adiós, se topó con sobreros a pares, pero poco lucimiento pudo obtener. El sevillano se marchó sin oportunidad de recuperar el puesto que ocupaba tiempo atrás.

Claro que la petición de ¡toro, toro! no es solo por la corrida de hoy, hay antecedentes en la feria del mal juego del ganado que se ha dado cita en las primeras corridas de feria. El descastamiento ha sido bastante general, aunque la flojedad haya tenido menos reiteración. ¿Dónde vamos? Pues sencillamente a ver corridas de figuras a continuación y el temor a la presentación y fuerzas del ganado está muy presente. La única tarde considerada de figuras, ya celebrada, acabó con tres toros devueltos. Esperemos que la realidad sea otra y que no cunda el pánico.