la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 13 de julio de 2018

Adiós Setién..¡adiós!


A los asesinados cristianos (o no), ese mal pastor les negaba un funeral o una Misa, por el horrible pecado de haber sido asesinados.


Fallece el obispo emérito Setién
¿O deberíamos decir el obispo defensor de los asesinos de ETA?


No sé si será justo ese apelativo, pero, le llegó la hora de ponerse delante de su Jefe, Dios Nuestro Señor, al que supuestamente se unió y se hizo sacerdote para seguir su doctrina, la de ponerse al lado de los pobres y los afligidos frente a los asesinos y opresores.

El señor Ortúzar, presidente del PNV, sectario y racista como lo fue su fundador Sabino Arana, ha dicho tras el fallecimiento del emérito que “fue el gran  hombre de la Iglesia Vasca", es decir, da a entender que la Iglesia Vasca no pertenece a la Iglesia Católica, la que es Universal. 

Para este político, es una Iglesia aparte en la que, aunque cristiana, el emérito hizo bien en ponerse al lado de los vascos auténticos, aunque estos se saltaran el Quinto mandamiento (no matarás).

A los asesinados cristianos (o no), ese mal pastor les negaba un funeral o una Misa, por el horrible pecado de haber sido asesinados.

También se las negó varias veces, en los aniversarios, a la esposa de Gregorio Ordoñez, ilustre, jovial, honrado, trabajador y buen regidor del Ayuntamiento de San Sebastián, querido y apreciado hasta por sus enemigos políticos, como una concejal de Herri Batasuna que se dio de baja de su partido por estar en desacuerdo con dicho asesinato.

Este fue el "gran pastor" que tuvimos en esta ciudad, al que su "caridad cristiana", como supuesto pastor, le impedía oficiar una Misa por los difuntos asesinados por los hijos de la patria vasca, al que el señor Ortúzar alaba después de su muerte, en agradecimiento a su pastoral del crimen, que tantos años de gobierno peneuvista les ha conseguido.

Yo no debo de juzgarle, pues para eso esta Dios y Él sabrá las obras buenas que ha hecho, pero yo si conozco las malas que hizo durante veintiún años en esta tierra gobernada por el PNV durante casi 30 años. 

Un PNV hipócrita, racista, que lleva en su bandera, la que creó Sabino Arana, la cruz de San Andrés y la cruz blanca de Cristo, pero que miraba para otro lado cuando sus hijos (los Etarras) asesinaban a personas inocentes, sólo por pensar diferente, y se dedicaban a recoger los votos de la gente que no estaba de acuerdo con el partido de los etarras.

¿Que descanse en paz?  ¡Uf! Lo dudo.

Saludos.

Alfonso de Orendáin
Actuall