la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 30 de julio de 2018

SIN NOTICIAS… / por Antolín Castro


Por muchas cosas se echa de menos 'Dígame'...

Con aquella fórmula se llenaban páginas y páginas, fundamentalmente porque se toreaban festejos todos los días, casi todos los toreros y algunos hasta por partida doble. No hacía falta mucho más pues con tanta actividad el ‘Dígame’ era la red social, y era taurina, más activa del mundo. Es decir, el simple movimiento ya daba para hablar de él sin tantos jefes de prensa ni nada, a pelo.

SIN NOTICIAS…

Seguimos sin noticias… aunque cada día nos lleguen dos docenas de notas de prensa o comunicados para contarnos lo bien que lo hacen los toreros, lo buenos que son los carteles que montan las empresas, lo atractiva que resulta tal o cual corrida, la importancia de que han entrado un centenar de personas más gracias a una promoción pionera, la cantidad de marquesinas y autobuses que anuncian la feria, etc.

Si no fuera por todo ese conjunto de jefes de prensa que inundan el mercado taurino, que se esmeran y esfuerzan por hacer llegar noticias aunque sean meros comunicados de parte, poco se sabría de la fiesta de los toros. Gracias a las modernas redes sociales todos hacen como que hacen y así les parece que todo tiene una difusión mundial de sus hazañas y sus logros. La revista ‘Dígame’ en sus buenos tiempos lo hacía mejor y allí los toreros nos decían qué días iban a torear, dónde y, después, nos decían cómo habían quedado.

Con aquella fórmula se llenaban páginas y páginas, fundamentalmente porque se toreaban festejos todos los días, casi todos los toreros y algunos hasta por partida doble. No hacía falta mucho más pues con tanta actividad el ‘Dígame’ era la red social, y era taurina, más activa del mundo. Es decir, el simple movimiento ya daba para hablar de él sin tantos jefes de prensa ni nada, a pelo.

Sin noticias… estamos, por supuesto, de que tal o cual figura va a matar una corrida de las de verdad, en plaza de 1ª, de las que hace sudar y palpitar el corazón, lejos de los bombones Domecq.

Sin noticias… de que pasado San Fermín se llena alguna plaza aunque sea en feria. Alguno dirá que sí sucede pero lo titulamos ‘sin noticias’ en plural, no que una sola tarde se haya llenado, eso sería una noticia como mucho, no noticias.

Sin noticias… de que se van abrir los carteles en las ferias y que las figuras van a alternar con el resto de los toreros del escalafón. Todo lo que se nos llega a través de esos comunicados y notas de prensa nos habla de lo mismo: los unos con los unos y los otros con los otros, al igual que las ganaderías. El gobierno no pone coto e impone lo de la paridad, o la sanidad igual para todos, tanto los que son de aquí como las tropas que entran de fuera.

Sin noticias… de que en Madrid vuelvan las corridas de toros del verano, donde teníamos la oportunidad de ver a los toreros que tienen olvidados, impidiendo de esa manera que aparezca un nuevo Ojeda o un Curro Díaz por poner solo dos ejemplos de la necesidad de las mismas.

Sin noticias… de que algo vaya a cambiar para mejorar muchos aspectos que son tan necesarios. La única noticia, y no es precisamente buena, es que muchos estamos ya hartos.