la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 13 de julio de 2018

Otra vez el torniquete / Por Rafael COMINO DELGADO.



A nuestro entender en esta conducta hay dos errores: El primero permanecer en ruedo perdiendo sangre, con lo que después la recuperación será más lenta…
El pasado año, precisamente en Pamplona, el maestro Antonio Ferrera, con muy buen criterio, rechazó un  torniquete.


Rafael COMINO DELGADO
Toros Noticias Murcia / Jueves, 12 de Julio de 2018.
En la corrida celebrada en Pamplona el pasado día 7 de Julio, el maestro Paco Ureña recibió, al realizar la suerte de matar con muchísima verdad, tras muy buena faena, una cornada en la cara interna de la mitad inferior del muslo derecho,  y como decidió permanecer en el ruedo hasta que el toro, herido de muerte, cayera, inmediatamente alguien le puso un torniquete, unos 10-12 centímetros por encima de la herida, que sangraba profusamente.

A nuestro entender en esta conducta hay dos errores: El primero permanecer en ruedo perdiendo sangre, con lo que después la recuperación será más lenta,- lo que después dio a entender el Dr. Hidalgo, cirujano que le opero- pero es disculpable hasta cierto punto, por la raza y amor propio de estos hombres, y el segundo ponerle el torniquete; es al que nos vamos a referir.

Lo hemos publicado en diferentes medios taurinos, lo hemos dicho en algunas conferencias, lo hemos comentado con muchos profesionales, se lo hemos oído decir, en canal Plus, varias veces al Dr. don Máximo García de la Torre, y también a varios cirujanos taurinos en diferentes conferencias, a las que asistían profesionales: ¡ES UN ERROR PONER UN TORNIQUETE, EN ESAS SITUACIONES, PORQUE SANGRARÁ MÁS!  

La explicación es muy fácil. Si comprimimos las venas por encima de la herida-es lo que hace el torniquete-la sangre que regresa por  dichas venas hacia el corazón, desde la pierna, al encontrar un obstáculo a su paso, pues eso es el torniquete, se derrama por la herida, y en definitiva pierde más sangre. El torniquete tiene otras indicaciones.

En el caso que nos ocupa, los comentaristas de TV dijeron, tras ponerle el torniquete, ¡debería pasar al quirófano porque está sangrando una barbaridad! Naturalmente, con el torniquete sangraba más que antes.

Lo que hay que hacer, caso de que desee permanecer en el ruedo unos minutos más, es colocarle una gasa, un trapo, (lo más a mano será un pañuelo) sobre la herida, no por encima, y con el corbatín, o lo que sea, atar fuertemente ese pañuelo comprimiendo la herida, con lo que sangrará menos, pero nunca poner la compresión más arriba de la zona herida, siempre sobre dicha zona.

Espero que sirva de algo esta explicación y los profesionales nos hagan caso, en su beneficio.

Yo creo que al repetirlo tantas veces algunos ya habrán tomado nota.  El pasado año, precisamente en Pamplona, el maestro Antonio Ferrera, con muy buen criterio, rechazó un  torniquete.