la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 21 de julio de 2018

Neymar se queda, sí, pero no en el Barça / por Juan Manuel Rodríguez




Neymar se queda, sí, pero no en el Barça

La confirmación por parte del propio Neymar de que se queda en el Paris Saint Germain, de que los barrotes de su jaula son también de oro macizo, ha generado una satisfacción mayoritaria entre la afición madridista que yo no puedo compartir. Me parece que Neymar habría puesto en pie al estadio Santiago Bernabéu, creo que es un futbolista testado y lo suficientemente joven como para poder dar aún muchas tardes de buen fútbol, pero también comprendo que es complejo salir del laberinto en el que, para salir huyendo del Barça, se metió él solito. Es probable que Neymar esté tan mal aconsejado como Cristiano y es seguro que, al entrar en el PSG, no tuvo a su lado una Ariadna que le mostrara también cómo encontrar la puerta de salida. Para ir a por él con armas y bagajes, el Real Madrid le pidió a Neymar que diera un paso hacia adelante, uno similar al que lleva dos meses dando Hazard, pero él ha dado dos hacia atrás. Se queda, sí, se queda... pero no en el Barça, Piqué, no en el Barça.

Lo que demuestran la negativa de Neymar a salir y la imposibilidad absoluta de que lo haga Mbappé es que, al abrirle de par en par la puerta a Cristiano, el Real Madrid no tenía un plan de sustitución claro, y si no lo tenía es porque posiblemente dicho plan no exista. Los únicos recambios que yo veía para CR7 eran estos dos jugadores, pero ninguno de los dos habría llegado en ninguno de los casos a los 50 goles que estaba promediando el crack portugués. Salvo Leo Messi, actualmente no hay en todo el mundo un delantero capaz de aproximarse siquiera a esa cantidad indecente de goles, así que el primer Real Madrid posterior a Cristiano deberá readaptarse a su nueva realidad, buscar un buen 9 en el mercado, uno con mucha personalidad, y pedirle a la afición que tenga paciencia con él y que no vea en cada uno de sus movimientos los movimientos del mejor futbolista blanco de toda la historia tan sólo por detrás de Di Stéfano.

Además, la realidad del fútbol es cambiante: ¿Quién hablaba de Mbappé hace dos días?... Hoy, sin embargo, es el héroe de Francia y el jugador franquicia del PSG. El peligro que corre Neymar quedándose allí es exactamente el mismo que experimentó en el Barça y por el que salió corriendo; se da por hecho que, vistiendo de azulgrana, uno tenga que vivir a la sombra de Messi, pero seguramente no estaba en sus planes que también le pasara por la izquierda un jugador 7 años más joven que él. Quién sabe, puede que dentro de un año estemos hablando de Vinicius o de Rodrigo como los nuevos Neymar, pero es un hecho que el Real Madrid deberá reinventarse y aguantar el chaparrón que, dentro de 3 ó 4 años, deberá soportar también, aunque multiplicado por 5, el Fútbol Club Barcelona.