la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 14 de julio de 2018

Real Madrid. Neyver, Neyver, Neyver... / por Juan Manuel Rodríguez



la portada del diario Marca de hoy titula así, "Never, never, never", después de que el Real Madrid volviera a emitir ayer un comunicado oficial desmintiendo que esté negociando con Neymar y aclarando que, de estar interesados en el futuro en algún futbolista del Paris Saint Germain, hablarían antes con el club, con el que mantienen una extraordinarias relaciones.


Neyver, Neyver, Neyver...

Cuando uno escucha, al menos aquí, en España, eso de "never, never, never", no le viene a la cabeza la canción de Shirley Bassey, esa cuya letra dice "te amo, te odio, te amo, te odio, pero te esperaré hasta que el sol deje de girar porque sea lo que sea que hagas, nunca, nunca, nunca quiero estar enamorada de alguien que no seas tú", sino la expresión que empleó en su día Florentino Pérez para desmentir inicialmente el fichaje de David Beckham y que, con el paso del tiempo, se ha convertido en todo un clásico de la prensa británica, que lo aplica por cualquier motivo. También lo es en nuestro país, no en vano la portada del diario Marca de hoy titula así, "Never, never, never", después de que el Real Madrid volviera a emitir ayer un comunicado oficial desmintiendo que esté negociando con Neymar y aclarando que, de estar interesados en el futuro en algún futbolista del Paris Saint Germain, hablarían antes con el club, con el que mantienen una extraordinarias relaciones.

Últimamente el Real Madrid se ha convertido en un club que desmiente fichajes en vez de anunciarlos. Al fondo a la derecha del comunicado de ayer (el segundo que tiene que ver con Neymar, ya que antes hubo otro desmintiendo una "información" de Televisión Española, y el tercero que implica a un futbolista del PSG puesto que también emitió otro negando el interés por Kylian Mbappé) se encuentra el temor madridista a que pueda ocurrirle lo que al Barça con el Atleti, que acabó denunciando al club catalán por negociar con un futbolista con contrato en vigor. Cuando Neymar se fue del club catalán para fichar por el parisino lo hizo hasta el año 2022, así que al bueno de Ney le quedan aún cuatro larguísimos y aburridísimos años en la jaula de oro que le fabricó Al-Khelaifi el verano pasado.

Un hipotético fichaje de la enjundia y la complejidad del de Neymar por el Real Madrid no se cierra de la noche a la mañana y, sobre todo, no se negocia directamente con el club propietario sin saber previamente si al futbolista le interesaría dar ese paso, de ahí justamente que nadie crea el nuevo "never, never, never" de Florentino. En lo que confía el Madrid es en que, efectivamente, Neymar crea lo mismo que creo yo y que creemos muchos, que esos cuatro años en el PSG se le van a convertir, como decía antes, en larguísimos y aburridísimos, y que su estancia en Paris va a suponer el descuelgue definitivo de un jugador que podría comprobar incluso cómo Mbappé, que además es francés y está haciendo un señor Mundial, le pasa por la izquierda. Neymar tiene que dar un paso al frente, enviar una señal clara, ponerse una vez colorado y anunciar que quiere volar... En cuanto lo haga, el Real Madrid pondrá la maquinaria en funcionamiento.

PD: Por cierto, David Beckham, por si alguien no lo sabe, jugó cuatro temporadas en el Real Madrid, de 2003 a 2007.