la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 30 de julio de 2018

El Barça no funciona a golpe de talonario y otros cuentos de terror / por Juan Manuel Rodríguez



Oigo a Bartomeu decir que el Barça no se hace a golpe de talonario y me viene a la memoria cuando afirmaba con tanta convicción que Neymar había costado 57,1 millones "y punto". Sólo en las tres últimas temporadas, el club catalán ha pagado 37 millones por André Gomes, 30 por Alcácer, 25 por Umtiti, 16 por Digne, 13 por Cillessen, 125 por Coutinho, 115 por Dembelé, 40 por Paulinho, 30 por Semedo, 12 por Deulofeu, 11 por Yerri Mina, 5 por Marlon, 41 por Malcom, 36 por Lenglet y 31 por Arthur. 

El Barça no funciona a golpe de talonario 
y otros cuentos de terror

Cuando escuchas afirmar con tanta seguridad a José María Bartomeu que el Barça no funciona "a golpe de talonario" me recuerda mucho a cuando, después de que el equipo de Valverde viajara a Estados Unidos en primera clase mientras que el femenino lo hacía en turista, Maria Teixidor, que es al parecer la directiva responsable de las chicas, acusara a los medios de comunicación de ser unos cínicos por poner el foco en esa circunstancia. Del mismo modo que no creo que tener secciones deportivas femeninas te convierta en un club más preocupado por la igualdad real entre hombres y mujeres (la Sección Femenina dirigida por Pilar Primo de Rivera estuvo vigente durante los 40 años de dictadura del General Franco y no creo que nadie opine por ello que durante el franquismo se velara por la igualdad entre hombres y mujeres), tampoco he oído a nadie decir que el Fútbol Club Barcelona sea un club machista por hacer viajar a su equipo de fútbol femenino en clase turista mientras ellos se pegaban la gran vida en primera clase... pero eso, y no otra cosa, fue exactamente lo que pasó, señora Teixidor.

En lo tocante al asunto del equipo femenino, y tirando del hilo de la señora Teixidor, sí que existe sin embargo en el periodismo deportivo español un profundo cinismo porque hay colegas míos de profesión que señalan con el dedo a quien (por decisión propia o por las circunstancias del momento) carece de él, dejando incluso flotar en el ambiente que no tener un equipo femenino implica, en el fondo, un comportamiento machista. Pero la defensa de los derechos de las niñas (y de los niños) que serán mujeres y hombres en el futuro no se defiende con uno, dos o tres equipos profesionales femeninos sino, por ejemplo, a través de la Fundación Real Madrid: en marzo, y por poner sólo un caso, gracias al convenio con Riyadh Schools, el club blanco amplió su colaboración para que las niñas saudíes también participarán y se vieran beneficiadas del trabajo que se realiza en las escuelas sociodeportivas del club blanco. ¿Es más feminista el Real Madrid por eso? ¿Lo es menos aquel club que no dedique parte de su presupuesto a defender los derechos de las niñas más desprotegidas?... En absoluto. Lo que sí es un hecho es que el Real Madrid Club de Fútbol es más solidario que la inmensa mayoría de clubes profesionales, cuestión ésta por la que tampoco da lecciones morales al resto.

Pero volvamos al principio tras este paréntesis. Oigo a Bartomeu decir que el Barça no se hace a golpe de talonario y me viene a la memoria cuando afirmaba con tanta convicción que Neymar había costado 57,1 millones "y punto". Sólo en las tres últimas temporadas, el club catalán ha pagado 37 millones por André Gomes, 30 por Alcácer, 25 por Umtiti, 16 por Digne, 13 por Cillessen, 125 por Coutinho, 115 por Dembelé, 40 por Paulinho, 30 por Semedo, 12 por Deulofeu, 11 por Yerri Mina, 5 por Marlon, 41 por Malcom, 36 por Lenglet y 31 por Arthur. 

Seguro que si pidiéramos opinión a la señora Teixidor sobre este asunto nos llamaría cínicos por poner el foco en la circunstancia del gasto de su club en futbolistas, pero aquí el único hipócrita que hay es Bartomeu, que dice que el Barça no funciona a golpe de talonario cuando resulta que se ha gastado 567 millones (y subiendo) en las últimas tres temporadas. Salvo que el Barça pague con Mortadelos, por supuesto que el Barça funciona a golpe de talonario, naturalmente que sí.