la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 18 de enero de 2016

ASEGÚRENSE TAURINOS / por Antolín Castro


Mapfre antes si patrocinaba, ahora ya no. Antes nos asegurábamos allí, ahora no

"...Podemos ejercer, al tiempo que nuestros derechos y libertad, presión a quienes no tienen ninguna consideración para con nuestras costumbres, con nuestras tradiciones, con nuestra afición. Cada uno de nosotros tenemos la palabra, pero hora es ya de obrar en consecuencia..."


ASEGÚRENSE TAURINOS

Tras las muchas puñaladas que va recibiendo el sector taurino, con todo tipo de cuchillos, -lo correcto en este sector sería recibir cornadas- es muy conveniente y adecuado tomar las debidas precauciones y asegurarse a la hora de dar los pasos que cada día hemos de dar como ciudadanos libres.

Cierto es que la libertad que demandamos y concedemos, como bien mayor de las personas, se nos niega a nosotros últimamente desde distintos ángulos, tomándonos literalmente por tontos cuando no por rehenes de caprichos ajenos de quienes simplemente tienen o quieren otras opciones.

De ese modo, es llegado el momento de que las opciones o caprichos los barajemos nosotros también en nuestra vida cotidiana.

Los seguros son necesarios para cubrir las contingencias que puedan ocurrir a nuestras personas, a nuestros bienes, a nuestro patrimonio, asi que siendo necesarios hemos de contratarlos. Pero también es cierto que podemos elegir y en esa elección podemos dejar fuera a MAPFRE, compañía aseguradora que hace ascos a lo taurino y que donde dijo digo ahora dice diego.

Ha estado presente, hasta ahora, en distintos anuncios y patrocinios relacionados con los toros, pero la presión de los grupos antitaurinos les han hecho claudicar, pero escondiéndose, negando que antes lo hicieran. Una forma de no asumir que es debido a las presiones recibidas.

También nosotros, nuestros hogares, nuestros vehículos, nuestras empresas y el resto de seguros a contratar debería no gustarnos que estén en sus manos. Por mucho que antes lo hiciéramos, ahora desistimos, hay una fuerza interior que nos empuja a ello. Por supuesto, hay otras opciones en el mundo asegurador donde, al menos, no le hayan dado una larga cambiada tan hipócrita a nuestra afición. Por eso nuestra libertad no debe ser hipotecada. 

Otro que tal baila es Facebook, quien también se ve presionada por esos grupos antis a someter a la fiesta, al mundo del toro, a la marginalidad, admitiendo que se puedan rechazar los comentarios que se hagan en la red sobre la Fiesta. Sin olvidarnos de los políticos, a quienes también habría que dejarles muy claro que exigimos respeto y libertad a la hora de elegir nuestras aficiones.

Los aficionados debemos ejercer nuestra libertad del mismo modo que la ejercen los demás, presionando con nuestras propias armas a esta cacería que hacen contra nuestra libertad. Podemos perfectamente elegir redes sociales donde no seamos ninguneados ni atacados, podemos elegir aseguradoras cuya trayectoria al menos no esté en contra, podemos visitar ciudades taurinas y dejar allí nuestros dineros en lugar de ir a otras donde sus gobernantes prohíben los toros. 

Podemos ejercer, al tiempo que nuestros derechos y libertad, presión a quienes no tienen ninguna consideración para con nuestras costumbres, con nuestras tradiciones, con nuestra afición. Cada uno de nosotros tenemos la palabra, pero hora es ya de obrar en consecuencia.

Asegúrate taurino en tu quehacer diario, a la hora de votar y en todas tus decisiones de que vas en el camino correcto, que tu elección es hacia quien te apoya o respeta, que no tiras piedras a tu propio tejado.