la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 26 de enero de 2016

Señores políticos antitaurinos / Por Rafael Comino Delgado



"...Deberían saber que los sentimientos no se pueden ni se deben prohibir. El ser humano nace con la condición de libre y el que quiere quitarle esa libertad es un dictador, un ser despreciable..."


Señores políticos antitaurinos

Deberían saber que los sentimientos no se pueden ni se deben prohibir. El ser humano nace con la condición de libre y el que quiere quitarle esa libertad es un dictador, un ser despreciable.

Con gran pesar y bastante preocupación por la situación en que se encuentra la Fiesta de los Toros en España, determinada, en gran medida, por la actitud de todos Vds., quiero hacerles algunas reflexiones. Naturalmente ello con todo el respeto que merecen, bien sea por el cargo que ocupan o por cómo son, claro que compadezco al que solo pueda ser respetado por lo que es y no por cómo es:

1) La Fiesta de los toros es un arte grandioso, único, nacido en España para el mundo.

Podría relatarles aquí la historia del Toreo y demostrarles que es un arte, pero no lo considero necesario pues todos Vds. lo saben.

2) Infinidad de grandes genios de la Cultura, de las Ciencias, de las Artes, de la Política, han sido y son grandísimos aficionados al Toreo.

3) No obstante puedo entender que a Vds. no les guste, y lo respeto, como los demás deben respetar que me guste a mí.

4) Naturalmente debatir por qué a mí me gusta y a Vds. no es imposible por este medio. En cualquier caso, es un tema filosófico y al final lo civilizado, lo razonable, sería respetarnos unos otros.

5) El Toreo es un actividad ética y pretender que los animales irracionales tengan derechos similares a los humanos es una barbaridad, simplemente porque no son humanos. Pero repito, este es un tema filosófico.

6) Sin embargo Vds. quieren prohibir el Toreo, privándonos a los aficionados de ese arte. ¿Por qué? Cuando los antiabortistas quieren ilegalizar el aborto, los abortistas (muchos de Vds. lo son porque lo han manifestado públicamente) responden que nadie obliga a abortar. Yo digo que a nadie se le obliga a ir a los toros.

Deberían saber que los sentimientos no se pueden ni se deben prohibir. El ser humano nace con la condición de libre y el que quiere quitarle esa libertad es un dictador, un ser despreciable.

7) Yo no les pido que apoyen a la Fiesta de los toros, que le den subvenciones, aunque las dan a otros actividades que a mí no me gustan, e interesan a muy pocos aunque sí a Vds. pero lo acepto. Solo les pido que no la persigan, que no la ataquen, que no la prohíban. Las personas que componen el mundo del Toreo saben muy bien trabajar y ganarse su sustento sin necesidad de subvenciones, imprescindibles para otros colectivos, sin las cuales no podrían comer.

8) Yo les pido que nos dejen vivir, y si lo desean hagan campaña en contra del Toreo, pero de forma honrada, intentando convencer con la palabra veraz y luego el que quiera ir a la plaza que vaya y el que no, que no lo haga.

9) Me gustaría, señores políticos antitaurinos, que reflexionaran detenidamente sobre el tema. Es una Fiesta que viene de siglos en nuestra Cultura, y ahora Vds. la quieren eliminar. ¿No creen que eso es una terrible injusticia y un gran error? Respeten Vds. a los ciudadanos, a todos por igual, pues todos les pagamos su buen sueldo.

10) ¡Si dos Papas y tres Reyes ya la prohibieron y, sin embargo, continuó, por algo será!