la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 19 de enero de 2016

“Cuestión de valores” / Por Juan Tomás Frutos

Fotos- “Antoñete y Romerito”, de Chema Conesa y Uly Martín. 


En la simbología del toro y del maestro hay mucho de cuanto aquí reseñamos.

“Cuestión de valores”

Juan Tomás Frutos
Editor Informativos de RNE y TVE.
Toros Noticias / MURCIA. Lunes, 18 Enero 2016. 
Nos debemos sentir encantados con la magia de estar vivos, que no siempre percibimos como un milagro maravilloso. En el toreo se advierte. Tenernos, andar cada jornada, disfrutar las horas regaladas, incluso con sus carestías, enfrentarnos a lo que es y a lo que no aparece, vivir en definitiva, hasta en lo nimio, en lo rutinario, es ya, en sí, un acto de fortaleza. La debilidad vendría de no divisarlo así, de no poder deleitarnos con lo que somos.

Los conceptos son harto relativos. El débil se considera más que los demás, imaginamos que por sus propias inseguridades. Estaría en esta misma categoría el que no sabe o no hace realidad el aserto de que hemos de ser fuertes con los fuertes y frágiles con los que albergan menos energía. Debemos tratarnos entre iguales, con respeto, con ética, desde la óptica democrática que pide equidad y una especial contemplación con los peor tratados por el destino. El bienestar lo es si se concibe mancomunado.Cuidado, por lo tanto, con las vehemencias, que han de fermentarse en la perspectiva circunstancial. Los valores, como en la tauromaquia, son los ejes centrales de la supervivencia. 


Las descomposiciones y modificaciones societarias sacan del ser humano lo mejor y lo peor. Está en nuestras manos que así sea. Hemos de barajar las opciones con cordura, con meditación, con sagacidad y bondad, con amor. Los trechos que podemos caminar en común son más o menos densos o profundos, más o menos largos, en función de la dosificación de las fuerzas que imprimimos con constancia. Otear a medio y largo plazo es una sugerencia que hemos de desarrollar en aras del conjunto de la ciudadanía.La tradición lo es por algo.
Pasemos, pues, de los ambientes opresivos que nos hacen marchar con celeridad o con una parsimonia excesiva. Nos debemos dar tranquilidad y sosiego, al tiempo que nos hemos de entregar a la paciencia, que también es un símbolo de maestría, y a la solidaridad, que es renuncia, que es compartir, que es poner nuestro ritmo y nuestros recursos y posibilidades al servicio de los demás. Para algunos esto que reseñamos se puede interpretar como una gran flaqueza, si bien es todo lo contrario.

Docencia.- Convendría pensar que en alguna parte se escribió que los débiles son bienaventurados y que los últimos serán los primeros. Decimos que son bienaventurados porque podemos identificar la consideración y/o el planteamiento de debilidad con la calma, con la pobreza, con la carestía, con aquellos que tienen hambre y sed en lo figurado y en lo tangible, con los perseguidos, con los que han perdido casi todo, con los que caen, con los que se hallan sin energías por millones de motivos… La adversidad es una buena docente. Asimismo, lo es el sacrificio. En la simbología del toro y del maestro hay mucho de cuanto aquí reseñamos.
Algunos parecen intuirlo. Otros deben reflexionar un poco más. Fortaleza y debilidad es, cuando menos, una cuestión de criterios. Ejemplos encontramos, aunque a veces nos vengan cargados de interesados ruidos. ¡Vamos por la faena!

TNM.com. :
En las entrañables fotos seleccionadas con el Maestro Antonio Chenel “Antoñete” y su amigo “Romerito”, seremos muchos capaces de vislumbrar la bella historia de amistad, entre toros y toreros, y los valores que describe magistralmente nuestro amigo Juan Tomás Frutos en su sensacional artículo. VER LA CURIOSA BONITA HISTORIA DE AMISTAD ENTRE ANTOÑETE Y “ROMERITO”, firmada por Julio César Iglesias en ELMUNDO.es. ENLACE