la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 15 de enero de 2016

La FIFA no tiene razón pero el Real Madrid no tendrá pelotas / por Juan Manuel Rodríguez



"...FIFA no tiene razón pero eso no importa. Para hacer todas y cada una de sus operaciones el Real Madrid contó con el primer aval de la federación madrileña y el posterior de la federación española, que es la representante del máximo organismo del fútbol mundial en nuestro país..."

Enlace relacionado:


La FIFA no tiene razón pero el Real Madrid no tendrá pelotas

Ayer salió a la venta "Buenas noches y saludos cordiales", la biografía no autorizada de José María García escrita por el filósofo y periodista Vicente Ferrer Molina. Aún no he tenido ocasión de hincarle el diente (primero van "Tiempos de hielo" de Fred Vargas y "El Orientalista" de Tom Reiss) pero Federico Jiménez Losantos ya me ha adelantado que es un retrato muy certero de un personaje que cambió la historia de la radio deportiva española (la historia de la radio, en suma), con evidentes claroscuros y con unos métodos de trabajo ciertamente polémicos pero que, sin embargo, le llevaron a triunfar a él e hicieron la fortuna profesional y económica de quienes le rodearon durante tantos años. Yo digo que, al abrir sus programas, García venía a decir más o menos lo siguiente: "Sí, de acuerdo, yo hago esto, esto y esto otro, y puede que algunas cosas no sean muy razonables, pero usted va a escuchar aquí a todos los protagonistas, de eso me encargo yo": la famosa "operación amarre", que a veces consistía en que el protagonista descolgara adrede el teléfono de su casa para que no lo tuviera la competencia. Golpes bajos.

Pero al menos García no engañaba; te podía gustar o no, podías amarle u odiarle pero no engañaba; José Ramón de la Morena, que hoy, ahora mismo, en este momento, utiliza idénticos métodos a los de García, sí tiene engañados a sus oyentes con el falso colegueo, con el "tío", con su burda imitación del paletillo simpático. Ayer De la Morena tuvo antes que nadie a José Angel Sánchez, y eso que El Primer Palo arranca una hora antes que El Larguero, probablemente porque el director general del Real Madrid se dejaría amedrentar. El orden establecido es el siguiente: Ser, Cope, EsRadio,Onda Cero y Radio Marca; no está mal ser el tercero, nada mal, si no fuera porque yo quiero ser el primero. En Cope, la segunda de la lista por así decirlo, no se han cansado de brear a José Ángel Sánchez; ayer, nada más colgar el teléfono, Manolo Lama resopló: "No hay nada mejor que pegarles palos para que se pongan". Y lo malo (o lo bueno, vaya usted a saber) es que tiene razón. Luego, en Onda Cero, la segunda por la cola, a pregunta de Santiago Segurola, que no para de sacudir por activa y por pasiva al Real Madrid, JAS contestó feliz: "Antes que nada, buenas noches Santi"... Buenas noches, sí, y de paso saludos cordiales. No me extraña que José Mourinho saliera de ahí pitando.

El concepto, por lo tanto, sigue siendo exactamente el mismo: "Quien tiene el poder lo utiliza". O, en el caso que nos ocupa, quien tiene los postes, que al fin y a la postre te otorgan el poder. Aunque, desde el punto de vista del club, lo verdaderamente preocupante es que todo un director general del Real Madrid, un profesional que debe cobrar alrededor de dos millones de euros al año y que lidera, junto al presidente Pérez, una institución con más de 500 millones de euros de presupuesto, esté dispuesto a distinguir entre periodistas importantes y periodistas prescindibles única y exclusivamente por el tamaño... de los postes. El hecho en sí no es relevante, en El Primer Palo tuvimos a Javier López Farré, el director de los servicios jurídicos del club, que lo explicó bastante mejor que JAS, cuyo reino no es de este mundo; pero desde el punto de vista puramente conceptual es ciertamente abracadabrante, y probablemente ayude a definir todas las cosas malas que le pasan últimamente al Real Madrid, el hecho de que desde el club se trate significadamente mejor a aquellos periodistas que le meten permanentemente el dedo en el ojo, cuando no directamente en el culo. El Real Madrid no ha perdido la batalla mediática por incomparecencia, que también, sino porque sus jugadores se cuelan goles en propia puerta.

Y ahora a la sanción de FIFA, que era lo que en principio iba a ocupar mi artículo de hoy de no haber sido porque ayer el Real Madrid me trató de nuevo como a un "ciudadano periodista" (mi homenaje a Richard Dees) de Segunda División. José Ángel Sánchez estuvo antes que en ningún otro sitio en el confesionario de El Larguero por el miedo que probablemente ejerza sobre él José Ramón de la Morena, de forma que lo relevante aquí no es si FIFA tiene o no tiene razón al castigar a los dos clubes madrileños por el traspaso de menores de edad, que yo creo que no la tiene, sino hasta dónde estén dispuestos a llegar tanto Real Madrid como Atlético de Madrid para defender sus derechos (en solitario, eso sí) y liberarse de una vez por todas de esas puñeteras cadenas. Anoche Alberto Palomar, experto en derecho deportivo, estuvo en el programa En Casa de Herrero y nuevamente, otra vez más, dio en el clavo al asegurar que los recursos que planteen Atleti y Real están condenados al más absoluto de los fracasos puesto que, como De la Morena, lo que está haciendo en realidad la FIFA, que se toma a chufla el derecho comunitario y se cisca en la legislación europea, es amedrentar, atosigar y chantajear... con su poder. Claro que las cosas se pueden cambiar, por supuesto que sí; ahí está, sin ir más lejos, Jean-Marc Bosman; pero para hacerlo hay que echarle un par de pelotas, dejarse de FIFAS y de TASES y acudir directamente y de una vez por todas a los tribunales de justicia. Y parece harto improbable que José Angel Sánchez, que traga con un simple periodista deportivo, vaya a ponerse farruco con la FIFA.

FIFA no tiene razón pero eso no importa. Para hacer todas y cada una de sus operaciones el Real Madrid contó con el primer aval de la federación madrileña y el posterior de la federación española, que es la representante del máximo organismo del fútbol mundial en nuestro país. Es algo así como si el nuncio del Vaticano te estuviera diciendo durante seis meses que no has pecado, que estuvieras tranquilo, y de repente el Papa saliera condenándote al fuego eterno por esa misma acción. Lo del caso de los hijos de Zidane es paradigmático del cacao que tiene ahí organizado la FIFA, que además, por si fuera poco, ha tenido retenida la sanción durante cerca de seis meses. Puede que el TAS corrija eso para que la cosa no sea tan burda y tan descarada, puede que cambie un punto o una coma, puede que salve a un jugador o a dos, pero para sobrevivir ha de mostrar su poder intimidatorio: ¿Hay mayor signo de poder que castigar sin razón al mejor y más poderoso club de fútbol del mundo y que éste acepte su castigo sin rechistar?... Porque rechistar, y en serio además, sería hacer lo mismo que hizo Bosman hace 20 años; el caso es que Bosman demostró tener un par de pelotas y en este Real Madrid hay menos carácter y menos espíritu combativo que en una partida de parchís entre koalas ancianos narcotizados.