la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 20 de enero de 2016

Sánchez (PSOE), enemigo público del toreo / Por Paco Mora



Me gustaría saber qué piensan determinados socialistas históricos ante el respaldo de su líder actual a los que quieren prohibir o hacer imposible la celebración de espectáculos taurinos.

  • Y estoy pensando en Ramón Rubial, Alfonso Guerra, José Bono, Enrique Múgica, los catalanes Martí Jusmet, Rodolf Guerra, Lluís Armet y muchos otros ya desaparecidos o aún entre nosotros, de reconocida y nunca desmentida afición a la Fiesta de los Toros

 Sánchez (PSOE), enemigo público del toreo

Independientemente de que parece que Pedro Sánchez está dispuesto a pactar con todos los anti sistema, independentistas y demás purria, con el único objetivo de “asaltar el cielo” del poder para conseguir sentarse en la poltrona de La Moncloa, me gustaría saber qué piensan determinados socialistas históricos ante el respaldo de su líder actual a los que quieren prohibir o hacer imposible la celebración de espectáculos taurinos. Y estoy pensando en Ramón Rubial, Alfonso Guerra, José Bono, Enrique Múgica, los catalanes Martí Jusmet, Rodolf Guerra, Lluís Armet y muchos otros ya desaparecidos o aún entre nosotros, de reconocida y nunca desmentida afición a la Fiesta de los Toros. ¿Qué dirían los ya fallecidos y que dirán los que todavía viven, del pacto del PSOE con comunistas y “podemitas” para apuntillar la Fiesta de los Toros nada menos que en Córdoba?

Se me antoja qué pensarían/pensarán que el tal Pedro (un Zapatero bis corregido y aumentado) está dispuesto a aliarse hasta con el churrero de la esquina y con el que toca el bombo en las Fiestas de la Ascensión de Granollers, si ello le permitiera ser presidente aunque fuera cinco minutos, con tal de hacer realidad sus ambiciones personales y sacar pecho ante sus paniaguados, a los que tampoco les importa jugarse un partido que fue sustancial para la restauración de la democracia en España. Esta es la tropa que está asombrando a las democracias occidentales con su carencia de respeto a un régimen de libertades que tanto costó construir a quienes les precedieron en su propio partido y en todos los demás. Y sobre todo al pueblo español, que es quien sufre las consecuencias de sus despropósitos.