la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 13 de enero de 2016

La gran coalición / por Rafael Comino Delgado




"...El PSOE, y gran parte de la izquierda, identifican al PP con Franco, y a Franco le odian hasta límites incalculables, pero no por su ideología. De hecho la ideología de Franco, en bastantes aspectos, era mucho más social que la de la izquierda española..."

La gran coalición

Rafael Comino Delgado
Ojalá me equivoque, pero en estos momentos pienso firmemente que no habrá esa gran coalición PP, PSOE y C´s, de la que tanto se habla. Sí, creo que habrá una colación de izquierdas, coctel explosivo que hará retroceder a España unos cuantos o muchos años, amén de seguir sembrando ese odio visceral del que hace gala constantemente alguna izquierda.

Se preguntarán Vds. ¿y por qué dice eso? Pues me explicaré: El PP, con Rajoy a la cabeza, han accedido a que Pachi López sea presidente del Congreso de los Diputados, pero sin que se lo pida el PSOE, al contrario el Sr. ZPedro se ha encargado de dejar muy claro que ni siquiera ha hablado con Rajoy, incluso ha venido a decir que desprecia esa ayuda del PP. También ha remarcado, de manera contundente, que no colaborará en absoluto para gobierne el Sr Rajoy o el PP.

Es necesario recordar la historia para no volver a pasar por lo mismo. Recuerden que Pachi López fue presidente de Vascongadas gracias al apoyo del PP, que si lo pidieron pero que luego constantemente despreciaron hasta límites intolerables. Cada vez que el tosco López abría la boca era para despreciar al PP. Recuérdese el espectáculo que le montó a Rajoy en la capilla ardiente de Isaías Carrasco. Ni siquiera el estar ante un cadáver del terrorismo le contuvo su tremendo odio al PP.

Recuérdese que hace solo unos meses el PP le ofreció a PSOE la alcaldía de Madrid a cambio de nada, y lo rechazaron, despreciándole. Hay más citas pero bastan con estas dos.

El problema está en que el PP no es para el PSOE, y en general para la izquierda(me refiero a sus dirigentes) un adversario político, es un enemigo al que hay que odiar a muerte y tratar de destruirle físicamente si se puede. El odio que el PSOE siente hacia el PP es solo equiparable al odio que sienten los terroristas de Hamás hacia los judíos. 

Llegado este momento uno se pregunta ¿por qué tanto odio? Pues en mi opinión por lo siguiente: El PSOE, y gran parte de la izquierda, identifican al PP con Franco, y a Franco le odian hasta límites incalculables, pero no por su ideología. De hecho la ideología de Franco, en bastantes aspectos, era mucho más social que la de la izquierda española, pues ¿quién creo la seguridad social en España?, ¿quién creó el subsidio de vejez (las pensiones actuales), ¿quién el subsidio de desempleo? ¡Pues Franco! ¡El actual PER en Andalucía lo creó Francio, y yo lo vivi!

A Franco le odian porqué les venció cuando ellos creían que iban a derrotarle porque el equilibrio de fuerzas les era muy favorable. Por eso provocaron, intencionadamente la guerra porque creían que la ganarían sin duda. Es decir, Franco les derrotó de forma humillante en todos los aspectos, desde el punto de vista físico, moral e intelectual, y eso ellos no lo pueden olvidar. 

Y a este respecto pienso que la mayor vileza , la mayor mezquindad que puede cometer un ser humano es odiar a otro porque es superior a él. Simplemente porque es superior. Y eso es lo que pasa con el PSOE, Franco y el PP.

Pero volviendo a la gran coalición, creo que la habrá pero de izquierdas y estará formada por PSOE , Podemos(que en el último momento pospondrá el referendum de autodeterminación) y Ciudadanos (al fin y al cabo viene de la izquierda), que también en el último momento se abstendrá para que ZPedro sea presidente, argumentando que lo hace por el bien de España, para evitar elecciones anticipadas.

Mientras tanto el Sr Rajoy, con su desesperante pusilanimidad, sigue en la inopia diciendo que debe gobernar el partido más votado, después de haber dilapidado varios millones de votos en estos últimos cuatro años, aunque siendo sincero he de reconocer que lo ha tenido muy difícil.