la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 5 de abril de 2016

2ª de feria en Sevilla. Lluvia y aburrimiento / por J.A. del Moral



"...Cuanto peor es la lidia, los toros buenos se estropean, los regulares parecen malos y los malos imposibles..."

Lluvia y aburrimiento

J.A. del Moral · 04/04/2016 
Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Lunes 4 de abril de 2016. Segunda de feria. Tarde en su mayor parte lluviosa aunque escampó mediado el festejo y en la anochecida hasta asomó el sol. Pobrísima entrada.

Seis toros de Manuel Tornay, bien aunque desigualmente presentados y de vario juego con predominio de los deslucidos. Se salvaron los dos primeros, muy agresivos de pitones. El que abrió plaza fue muy noble aunque le faltó fuerza. El segundo también fue noble pero tardeó en demasía. Los demás fueron muy a menos a lo largo de su penosa lidia que no fue la más conveniente para que mejoraran.

Esaú Fernández (ciclamen y oro): Casi entera ladeada y descabello, palmas. Estocada, palmas.
Saúl Jiménez Fortes (negro y plata): Corta tendida y seis descabellos, palmas. Estocada ladeada, palmas.
Borja Jiménez (malva y oro): Pinchazo y estocada trasera saliendo alcanzado en el pecho sin consecuencias, palmas. Pinchazo y estocada, silencio.

No me gustaría aburrir a mis lectores con el relato pormenorizado de lo sucedido que resultó en gran parte un tostón de tomo y lomo. Por eso voy a hacer unas consideraciones generales por si alguno de los actuantes llega a leer lo que sigue y para aclarar a no pocos espectadores algunas cosas fundamentales de lo que es la lidia, la buena y la mala, y el toreo que suele ser posible cuando se lidia adecuadamente, mejor cuando quienes torean saben resolver los problemas que presentas los toros y al contrario. Cuanto peor es la lidia, los toros buenos se estropean, los regulares parecen malos y los malos imposibles.

Para ser alguien en esta dificilísima profesión y, no digamos, para llegar a figura, son imprescindibles el valor inteligente porque, sin inteligencia, el valor – aunque se tenga mucho como sin duda lo tiene Saúl Jiménez Fortes -, solamente vale para jugarse la cornada sin ninguna contrapartida artística. Item más: Un mínimo sentido del temple es absolutamente fundamental en el toreo moderno desde que empezó a practicarse. 

Templar es, sobre todo, no dejar que los toros enganchen los engaños. Cuantos más los enganchan, el toreo se hace más difícil. Mientras que, cuando se templa, incluso embestidas descompuestas aun a costa de renunciar al lucimiento artístico, casi todos los toros terminan por mejorar por malos que sean. Todo esto, si se practica en sentido positivo, nos lleva al término que los profesionales suelen aplicar o decir cuando les hablas de algún torero nuevo y lo primero que te preguntan después de decirles lo que nos parecen es lo siguiente: “Pero, ¿resuelve, o no resuelve?”…

Pues bien, los tres matadores que actuaron ayer en La Maestranza no resolvieron nada. Y por eso, Esaú Fernández no logró triunfar con el muy noble aunque débil primer toro, ni Jiménez Fortes con el segundo que también fue noble aunque tardeando en sus muchas embestidas. Si no hubieran dejado que estos toros les engancharan el capote ni la muleta, cuestión en la que fallaron estrepitosamente, sus buenas intenciones, que no dudo tuvieron, habrían convertido en éxito su indudable voluntad de agradar.
Hubiera bastado que ambos triunfaran con estos dos toros para que la tarde fuera bastante más llevadera y no el tostón que soportamos. Tostón aburrido para la mayoría de los pocos asistentes salvo para los paisanos que les aplaudieron todo sin lograr que las palmas prendieran en ovación unánime que no se produjo ni una sola vez.
Y si con los mejores la cosa salió mal, con los peores, el rollo fue inaguantable. La música solo tocó en el paseíllo y entre toro y toro.
Borja Jiménez, quizá mejor dotado toreramente hablando que sus compañeros, tuvo peor suerte porque ninguno de sus dos oponentes resultó propicio al fácil lucimiento. Pero se pasó de tiempo y terminó aburriendo al personal.

La corrida, además y en nuestra opinión, debió ser suspendida por la lluvia que había caído y la que continuó cayendo salvo durante los minutos que escampó. Pero los muchachos quisieron celebrarla y en tal propósito con la imagino consiguiente discusión que debió haber con la empresa y la autoridad, debieron olvidarse de guardar un minuto de silencio por la muerte de Fernando Carrasco como se había pactado. Me consta que el empresario le pidió al presidente del festejo que se lo pidiera a los actuantes. Eso al menos me dijo Ramón Valencia cuando salimos juntos de la plaza. ¿Quién falló entonces? Corramos un tupido velo…