la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 12 de julio de 2016

La autocomplacencia de Sánchez / por Rafael Comino Delgado


"...En definitiva la ¡autocomplacencia del tonto es ilimitada!..."

"...Se autoconsidera un triunfador, se autocomplace en su resultado. La culpa no ha sido suya ha sido de los ciudadanos (bueno él dice ciudadanos y ciudadanas) que se han equivocado al votar. Votaron al PP, pero realmente le debían haber votado a él...."

La autocomplacencia de Sánchez

Rafael Comino Delgado
La autocomplacencia del tonto es ilimitada. Va de error en error, que él los considera aciertos. De lo que sale mal hace responsables a los demás, porque nunca acepta haberse equivocado.

Para entenderlo bien les voy a poner el ejemplo de un alumno que suspende el examen. En el examen de Junio ya suspendió con un 3. Sin embargo explicó a sus padres, amigos y conocidos que un 3 era muy buena nota dadas las circunstancias, porque el profesor había suspendido a muchos alumnos, y que todos los demás suspensos tenían menos de un 3.

Se vuelve a presentar en Septiembre y de nuevo suspende, pero ahora con un 2. No crean que el alumno se viene abajo; nada de eso, explica a sus padres , amigos y conocidos que realmente un 2 es muy buena nota porque podía haber obtenido un cero. Se muestra alegre, triunfador y sigue pensando que pronto será el mejor ingeniero de telecomunicaciones y, tal vez, premio nobel.

Digo todo esto para situarnos en el momento actual, en la España actual, donde el Sr. Pedro Sánchez en las elecciones del 20- D (digamos examen de Junio) suspendió con un 3 (90 diputados) y en el de Septiembre (digamos 26-J) ha vuelto a suspender con un 2 (solo 85 diputados), pero no crean que eso le causa tristeza. Él va de triunfador, sacando pecho, hasta el punto de que en el Comité federal del sábado 9 de Julio ha dicho, ante su militancia, que realmente ha sido un éxito, pues no ha ocurrido el llamado sorpasso, no ha sido sobrepasado por Pablo Iglesias (digamos haber sacado un cero).

Se autoconsidera un triunfador, se autocomplace en su resultado. La culpa no ha sido suya ha sido de los ciudadanos (bueno él dice ciudadanos y ciudadanas) que se han equivocado al votar. Votaron al PP, pero realmente le debían haber votado a él. Por tanto sigue adelante, e incluso está pensando en ser presidente del gobierno antes de Septiembre.

Naturalmente la gente normal, la gente de a pie, que no tiene su genialidad, su gran talento, que no están iluminados piensan que realmente el Sr. Sánchez ha tenido un estrepitoso fracaso, que si tuviera dignidad, y algunas entendederas, se avergonzaría por haber obtenido los dos peores resultados (digamos notas) en las historia de su partido, especialmente ante su familia, ante toda España, dimitiría, se iría a su casa y se pondría a trabajar para intentar ganarse la vida honradamente, pero claro eso lo piensa la gente normal. Él piensa que es un genio, que ha logrado un gran éxito, y, por lógica, seguirá cosechando fracaso tras fracaso, que es lo suyo. 

En definitiva la ¡autocomplacencia del tonto es ilimitada!

Ahora bien, si los padres continúan enviando dinero al alumno para que siga matriculándose (digamos siga al frente del partido) y coleccionando suspensos (digamos perdiendo diputados) es que también se autocomplacen con la genialidad de su hijo (digamos su secretario general)