la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 6 de julio de 2016

Recordando a Pepe Cáceres



Este es el cartel oficial, con una preciosa pintura que nos recuerda al gran torero Pepe Cáceres, fallecido a causa de cornada recibida en esa misma plaza hace ya 29 años.

PEPE CÁCERES, su rostro y su recuerdo aparecen en el cartel oficial para la Feria de Sogamoso los próximos 17 de julio, domingo, y el 20 de julio día clásico, en la plaza La Pradera de la hermosa ciudad en Boyacá. 
Estarán en estos festejos el rejoneador Juan Rafael Restrepo y los matadores Sebastián Vargas y el diestro de la tierra “El Choni” quien recibirá la alternativa. Los toros serán de Ernesto González y Garzón hermanos

Este es el cartel oficial, con una preciosa pintura que nos recuerda al gran torero Pepe Cáceres, fallecido a causa de cornada recibida en esa misma plaza hace ya 29 años.

****


Publicado el 27 de agosto de 2010
En ocasiones salta la tragedia en los toros y un matador muere en el ruedo, ... o fuera de él a causa de una cornada recibida durante la corrida. Tal vez "Paquirri", muerto por "Avispado" en septiembre de 1984 en Pozoblanco y José Cubero "Yiyo", a quien justo un año después quitó la vida el toro "Burlero" en Colmenar Viejo sean los más celebres matadores fallecidos por asta de toro en los últimos 30 años. Pero yo recuerdo otras tragedias similares, como la del modesto torero canario Pepe Mata, a quien un toro mató en 1971 en Villanueva de los Infantes y la protagonizada por el portugués José Falcón, fallecido en Barcelona durante el verano de 1974; también murieron por una cornada el modesto novillero Angel Alcaraz "Angelete", cogido mortalmente en Torrepacheco el año 1967 y unos cuantos banderilleros como Manuel Leyton "El Coli", Fuentes Bejarano, Paco Pita, Joaquín Camino y Manolo Monoliú, este último subalterno de José María Manzanares, padre que falleció tras poner un excelente par de banderillas en la Maestranza de Sevilla un primero de mayo de 1992, en corrida televisada que aún recuerdo con estremecimiento.

Pepe Cáceres fue uno de los mejores toreros colombianos de la historia; posiblemente, hasta la feliz aparición allá por los años 80 del gran César Rincón, estemos hablando del número uno del toreo de dicho país; Cáceres fue el primer torero colombiano en pisar la Plaza de las Ventas, al hacerlo como novillero el 17 de junio de 1956, aunque como matador se le adelantó "Joselillo de Colombia"; de su época es también Enrique Trujillo, un torero de mucho menos entidad; en los años 70 tuvo cierta fama Jaime González "El Puno", mientras en la década de los 80 destacaron Enrique González "El Cali" y, por encima de todos, el citado César Rincón, triunfador en varias ocasiones de la Feria de San Isidro durante los años 90.

Pepe Cáceres tuvo una larguísima vida taurina, manteniéndose en el candelero más de 30 años, dato que indica su fortaleza, su tesón y la dureza de la vida de muchos toreros. Era un torero dominador, que toreaba magníficamente al capote, habiendo inventado el lance conocido como "Cacerina" para acercar el toro al caballo en el momento de ser picado. Su gran problema fue siempre la espada: no mataba bien y ésto le impedía conseguir excesivos trofeos.

Pepe Cáceres había tomado la alternativa en Sevilla el 30 de septiembre de 1956, siendo su padrino Antonio Bienvenida y en presencia de José María Martorell; el ganado fue de Joaquín Buendía y el toro de la ceremonia se llamaba Secretario. Se confirmó en Las Ventas el 1 de mayo de 1958, con Rafael Ortega como padrino y siendo testigo Antoñete; el ganado era de Clemente Tassara. En España el torero colombiano realizó unas cuantas temporadas excelentes, toreando un número importante de corridas, mientras en su país era un auténtico ídolo y el número uno durante muchos años.

El 20 de julio de 1987, en la plaza colombiana de Sogamoso, al entrar a matar al toro Monín Pepe Cáceres recibió una cornada tremenda que le atravesó el pulmón derecho y le fracturó el esternón, así como las costillas anteriores y posteriores. Trasladado a Bogotá, falleció el 16 de agosto siguiente a causa de las heridas sufridas. En aquél festejo alternaba con Antonio José Galán, quien fallecería años después en un accidente de automóvil y el rejoneador Dairo Chica. La cornada fue tremenda, y no deja de resultar dramático que un hombre de 52 años se siguiera enfrentando con los toros.