la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 1 de agosto de 2016

Carmena y los toros / por Rafael Comino Delgado



"...Todo lo relacionado con la Fiesta de los Toros tiene a Dª Manuela en un sin vivir, no duerme, incluso algunos piensan que llora a solas. Es una señora ya mayor y no me gusta que sufra. Me gustaría que tuviera una vejez agradable, feliz, como las señoras mayores de Venezuela , Cuba o Corea del Norte, regímenes donde se vive como le gusta a Dª Manuela..."

Carmena y los toros

Rafael Comino Delgado
Desde que, por desgracia, llegó al ayuntamiento de Madrid Dª Manuela Carmena la tiene tomada con los Toros. Primero fue cargarse la Escuela de Tauromaquia y ahora, con la ayuda inestimable de PSOE y Ciudadanos (la hipocresía en Política), quiere hacer un referendo para prohibirlos en la capital de España.

No sé si ha sido siempre protectora de los animales o es un sentimiento despertado en la tercera edad. Lo cierto y verdad es que ahora se le parte el corazón solo pensando que los toros habrán de ser lidiados en la plaza.

No solo eso, también está muy preocupada, ella y sus correligionarios, por la "nefasta influencia que puede tener la Tauromaquia para los niños españoles". Creen que ello puede causarles un enorme daño. 

Todo lo relacionado con la Fiesta de los Toros tiene a Dª Manuela en un sin vivir, no duerme, incluso algunos piensan que llora a solas. Es una señora ya mayor y no me gusta que sufra. Me gustaría que tuviera una vejez agradable, feliz, como las señoras mayores de Venezuela , Cuba o Corea del Norte, regímenes donde se vive como le gusta a Dª Manuela.

Expresada mi tristeza por el sufrir de la regidora madrileña, me gustaría señalar que, sin embargo, a la Sra. Carmena no le produce preocupación ni sentir, ni sufrir alguno, que su concejal el Sr. Zapata quisiera meter a todos los judíos en el cenicero de un coche y menos preocupación o sufrir le produce que su concejal Rita Maestre quiera que las Iglesias ardan con los católicos dentro, como en el 36. Es más, Dª Manuela parece estar de acuerdo con ello puesto que no cesó a dichos ediles. 

Tampoco le preocupa que los niños madrileños vean a unos tirititeros blasfemando y profanando contra la religión católica; tan es así que ella misma los pagó, con dinero de todos los madrileños, para tal fin.

Solo he dado una pinceladas de las preocupaciones, gustos y deseos de la Sra. Carmena y tras conocerlos, al menos yo, no puedo entender que sufra tanto con la lidia de un toro, animal diseñado para luchar, y sin embargo no sufra con la quema de judíos o católicos. Tampoco puedo entender su preocupación por los niños que ven toros, cosa que ha estado ocurriendo tres siglos y no pasó nada. 

Para tranquilizarla le informo de que don Víctor Gómez Pin, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona dijo en 2010 , ” Los niños deben acudir a los Toros porque es un espectáculo éticamente recomendable, y sin ningún rasgo negativo...” y la Comunidad de Madrid hizo un estudio en 1999, dirigido por el catedrático de Psiquiatría Don Enrique Echeburúa Odriozola, en el que se demuestra que ver toros no es negativo para los niños. 

Así mismo le recuerdo que muchísimos grandes artistas, literatos, científicos españoles crecieron viendo corridas de toros, se hicieron grandísimos aficionados y fueron genios (Goya, García Lorca, Gerardo Diego, Bergamín, Manuel Machado, Rafael Duyos, Cela, Vargas Llosa, Zuloaga, Picasso, , Benlliure, Dr. Marañón, Ortega y Gasset, Sebastián Miranda, , Pemán, etc). Perdón, Pemán no puede ser genio por decreto del ayuntamiento de Jerez y, en general, por orden de la izquierda radical española. 

Lo que pasa es que las cosas son como son por mucho que se diga lo contrario. Esa es la pena enorme que algunos tienen. Saben que aunque se reescriba la Historia diciendo que, "lo que fue no fue", "lo que pasó, pasó y nadie lo puede cambiar", ni siquiera la Sra. Carmena y los que piensan como ella, que se autonombran seres superiores, dueños del mundo, y el que piense lo contrario se elimina.

No sé si Dª Manuela vio toros en su niñez y juventud, pero si podemos afirmar que ¡genio ahora no es!