la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 2 de agosto de 2016

El periodismo sale condenado del caso Benzema / por Juan Manuel Domínguez



"...Soy de los que piensan que, aún saliendo sin cargos, habrá quien vea a Benzema culpable, pero únicamente por la camiseta que lleva. Y creo que se respira en el ambiente periobarcelonista un redoblado ánimo de vendetta judicial, como si una condena para un jugador del Madrid fuera a hacernos olvidar las múltiples condenas de jugadores del Barcelona..."
 

El periodismo sale condenado del caso Benzema

El apagón informativo existe. Por ejemplo: salvo por El Primer Palo y dos o tres valientes más, la candidatura de Miguel Angel Galán a la presidencia de la federación española de fútbol está siendo oscurecida adrede por el periodismo; o aún peor: está siendo ridiculizada. Sin embargo a Jorge Pérez, que es el acomodado, adormilado e interesado acompañante de viaje del ínclito Ángel María Villar durante estos últimos 28 años de tétrica gestión, le ponen la alfombra roja porque le sienten como un posible ganador de futuro. Pero el periodista no tiene que colocarse, no es un caballo obligado a ganar una carrera; el periodista tiene que mojarse. Por supuesto que el futuro del fútbol español no importa o importa lo justo; no está en juego eso sino la accesibilidad al presidente o, ya puestos, al nuevo seleccionador, Julen Lopetegui: ¿amigo?... acceso fácil; ¿enemigo?.... prohibido el paso.

Muchos lectores habituales de este blog me han pedido que hable acerca de otro apagón informativo harto significativo, uno que afecta al delantero francés del Real Madrid Karim Benzema, a quien, yo creo que precisamente por el hecho de pertenecer al equipo merengue, muchos querrían ver ya con la soga de la justicia al cuello, quién sabe si para "equilibrar" mediáticamente hablando las condenas en firme tanto de Messi como de Mascherano o el propio Barça. Resulta que hace unas horas uno de los chantajistas del caso Valbuena, un tal Mustapha Zouaoui, apodado Sata, ha dicho en L'Equipe que Benzema es inocente, que cuando se enteró de la existencia del vídeo le sentó fatal porque consideraba que su compañero de selección era un hombre muy frágil, que el gran error del futbolista del Madrid fue tratar de advertir a Valbuena y que Karim no fue el único que vio el vídeo sino que Djibril Cissé también pasaba por allí.

No seré yo quien diga que la declaración de un chantajista supone una sentencia absolutoria pero si el tal Sata ha dicho delante del juez lo mismo que declaró ante L'Equipe, que no es precisamente la gacetilla de mi pueblo, es probable que su señoría haya tomado buena nota. El asunto sigue pendiente de resolución aunque lo verdaderamente llamativo no es lo dicho por este individuo de nombre impronunciable sino el recóndito lugar escogido por la mayoría de medios para reflejar una entrevista que le está lanzando un salvavidas a Karim. Soy de los que piensan que, aún saliendo sin cargos, habrá quien vea a Benzema culpable, pero únicamente por la camiseta que lleva. Y creo que se respira en el ambiente periobarcelonista un redoblado ánimo de vendetta judicial, como si una condena para un jugador del Madrid fuera a hacernos olvidar las múltiples condenas de jugadores del Barcelona. Y mientras tanto, hay lectores y oyentes que interpretan que el periodismo ya ha salido condenado por su actitud en este caso.