la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 12 de agosto de 2016

Más figura, peor torero / por Rafael Comino Delgado



Creo firmemente que una gran figura que veta a otra por temor a que le haga sombra, no es gran figura. "Quien es pero no permite que los demás sean, realmente no es"...

Más figura, peor torero

Para mí José Tomás es más figura (cobra más y mete más gente en la plaza) que Enrique Ponce, pero Ponce es mejor torero (es capaz de hacer faenas brillantes, según hoy se pide, a un número mucho mayor de toros)

Un tema de actualidad en el Toreo es el veto impuesto por José Tomás a Enrique Ponce en Valladolid, y como en todo, habrá quien dé la razón al primero y quien la dé al segundo.

Mi opinión al respecto es que, de toda la vida de Dios las grandes figuras han mandado y han vetado a quien les ha parecido, y por motivos diversos pero, dicho esto, creo firmemente que una gran figura que veta a otra por temor a que le haga sombra, no es gran figura. "Quien es pero no permite que los demás sean, realmente no es". Así de claro y así de contundente.

En este caso me parece que la razón del veto va por ahí, de donde se infiere que José Tomás no tiene la categoría de una gran figura, aunque sí la tiene por lo que cobra y por la gente que mete en la plaza, pero íntimamente, moralmente, en su conciencia, no lo es.

Los números de Enrique Ponce están ahí para quien los quiera analizar: los años de permanencia, las corridas lidiadas, los toros matados, orejas cortadas, puertas grandes en plazas de primera, toros indultados, cogidas sufridas. Naturalmente también están los de Jose Tomás.

Para mí José Tomás es más figura (cobra más y mete más gente en la plaza) que Enrique Ponce, pero Ponce es mejor torero (es capaz de hacer faenas brillantes, según hoy se pide, a un número mucho mayor de toros). Su sabiduría, su técnica, su inteligencia le delatan como un torero grandioso. Ha tenido poquísimas cogidas para lo que ha toreado, lo cual indica que su inteligencia es superior.

José Tomás debe saber, y seguro que lo sabe, que mucha gente va a verle esperando que el toro le coja, lo cual debe ser muy triste para un artista, puesto que ha cimentado su fama, además de en torear muy bien, en ponerse en un sitio donde el toro coge seguro, pero el toreo es torear bien sin ser cogido. Dejarse dar una voltereta o muchas, lo puede hacer cualquiera.

No obstante debo decir que el concepto del toreo que tiene y practica Tomás me gusta mucho, es muy profundo, pero cuando se es gran figura hay que medirse con todos, en todas las plazas y en 70-80 corridas todos los años, y eso no lo hace él.

Ahora bien, si realmente José Tomás es la figura que piensan muchos aficionados debería salir a los medios y retar a Ponce a un mano a mano en la feria de Otoño de Madrid, o en las próximas Fallas, con lo cual dejaría a todos los que dudan de su capacidad con la boca cerrada.

Si las declaraciones de Enrique Ponce no tienen respuesta adecuada pensaremos que Tomás le tiene miedo.

  • Enlaces relacionados: