la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 9 de agosto de 2016

Silenzio stampa español ante la "orgía Pogba" / por Juan Manuel Domínguez



"...hace cuatro días como quien dice, cuando quien pagaba no era el United sino el Real Madrid y quien llegaba no era Pogba sino Cristiano (que en siete años vestido de blanco ha marcado 364 goles a una media de 1,05 goles por partido, convirtiéndose en el máximo goleador madridista de todos los tiempos) un asunto estrictamente personal, pero ante esa acusación tan grave yo sólo puedo exclamar una y mil veces "¡quia!"..

Silenzio stampa español ante la "orgía Pogba"

Juan Manuel Domínguez
Verde y con asas: la Juve autorizó ayer a Paul Pogba a pasar reconocimiento médico con el United. Esto significa que en breve se anunciará oficialmente que el todocampista francés regresa por la puerta económica grande al club del que salió por la puerta deportiva pequeña. Puede que en la decisión final de Pogba, además de la negativa del Real Madrid a pagar 120 millones de euros por el chico y la doble negativa a abonarle al estrafalario Raiola todas y cada una de sus suculentas e inacabables "mordidas", haya pesado también lo suyo el ánimo personal de revancha, el deseo de no volver a defraudar como ocurrió la primera vez: Pogba se fue del United siendo un crío y regresa a Manchester en loor de multitudes y convertido en una de las estrellas indiscutibles del fútbol mundial.

Así, Pogba se convierte en el futbolista más caro de la historia de este deporte. Aunque los socios culés jamás sabrán qué costó Neymar exactamente, un cálculo aproximado establece su coste en 101 millones de euros; el Real Madrid pagó 96 por Cristiano y 91 por Bale, la Juve acaba de abonarle alNápoles 90 por Higuaín, el Barça pagó 81 por Suárez y, aunque ya nadie quiera acordarse de ello, el United pagó 75 millones por Di María, un jugador que, gracias al mal ojo de Mourinho, le costó 35 al equipo blanco en 2010. Pese a ello, aunque el United ha pagado por Pogba ni más ni menos que 20 millones de euros más de los que pagó el Barça por Neymar y 24 más de los que pagó el Real Madrid por Cristiano, no se oye ni una crítica, ni una sola; afinando mucho el oído, concentrándose mucho, pero mucho, mucho, si acaso podemos escuchar por allí el lejano canto del herrerillo, por allá la dulce melodía del pinzón, por acullá a la oropéndola de fondo; y, eso sí, por las noches al grillo:"¡crii, crii, crii!"... Poco más.

Hay quien quiere ver en este repentino silenzio stampa español ante el descarrilamiento del tren de la economía protagonizado hoy por la familia Glazer, cuando resulta que tanto preocupaba el tema allá por 2009, hace cuatro días como quien dice, cuando quien pagaba no era el United sino el Real Madrid y quien llegaba no era Pogba sino Cristiano (que en siete años vestido de blanco ha marcado 364 goles a una media de 1,05 goles por partido, convirtiéndose en el máximo goleador madridista de todos los tiempos) un asunto estrictamente personal, pero ante esa acusación tan grave yo sólo puedo exclamar una y mil veces "¡quia!". Quien afirme tal cosa, quien diga que el periodismo se alteró con Cristiano, Bale y James y calló el resto de las veces, o sea con Pogba, Neymar, Suárez y un larguísimo etcétera, por el color de la camiseta, es que no conoce bien a nuestra objetivísima prensa. Callan porque, como decía Aurora Bautista en Locura de Amor sobre Felipe el Hermoso, están dormidos. No hagáis ruido. Hablad bajito. Y, mientras llega la crítica, que llegará, arrullaos los unos a los otros con el herrerillo, meceos con el pinzón y acurrucaos con la oropéndola.