la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Debuta el Madrid, empieza la Copa de Europa / por Juan Manuel Rodríguez




"...La Copa de Europa es el Real Madrid y el Real Madrid es la Copa de Europa, y eso ha levantado ampollas... en España, que es el país más cainita del globo terráqueo. En vez de presumir de las once Copas de Europa de un club de fútbol que pasea la bandera de España por el mundo, aquí se trata de reescribir la historia..."

Debuta el Madrid, empieza la Copa de Europa

Juan Manuel Rodríguez
A mí me pasa que hasta que no debuta el Real Madrid es como si no hubiera empezado aún la Copa de Europa. Me gusta llamarla así, Copa de Europa, aunque desde 1992, y por el vil metal, la UEFA pasara a denominarla Champions League, lo que, traducido al español, significa Liga de Campeones. Es, en realidad, una mentirijilla puesto que, aunque pueda parecer paradójico, la auténtica Liga de Campeones fue la competición que, hasta hace un cuarto de siglo, disputaban única y exclusivamente los ganadores de sus respectivos campeonatos. Todas valen lo mismo, claro, y si te vas al Museo del Bernabéu contarás once, una detrás de otra, pero las seis primeras se consiguieron contra los mejores. No me quejaré, por supuesto, puesto que esta nueva modalidad, menos pura, ha posibilitado que el Real Madrid ganara Copas de Europa sin haber acabado primero en la Liga.

Ya sea durante la dictadura o en plena democracia, en blanco y negro o en color, con Franco, Suárez, González, Aznar, Zapatero o Rajoy, en DVD o CD, al Real Madrid siempre la ha ido muy bien en la Copa de Europa, que es, de largo, el título más prestigioso que un club puede ganar en el mundo del fúbol. La Copa de Europa es el Real Madrid y el Real Madrid es la Copa de Europa, y eso ha levantado ampollas... en España, que es el país más cainita del globo terráqueo. En vez de presumir de las once Copas de Europa de un club de fútbol que pasea la bandera de España por el mundo, aquí se trata de reescribir la historia reduciendo las once a siete, las siete a cuatro, las cuatro a dos y las dos a ninguna en aras de ridículas tretas más propias de Pierre Nodoyuna que de alguien serio. Esto, por supuesto, sólo pasa aquí, en ningún sitio más. Pero, tal y como dijo hace muchísimos años don Santiago Bernabéu, el Real Madrid es el más grande precisamente por cosas como esas.

Y hablando de reescribir la historia... Pepe dijo el otro día que al Real Madrid se le odió por su entrenador, que casualmente era Mourinho. El enemigo en casa. No, Pepe, no, al Real Madrid se le teme y se le odia entre otras cosas porque tiene once Copas de Europa en sus vitrinas. Si yo fuera Pepe me pasaría por la Asociación de Veteranos para que me dieran un cursillo acelerado en odio madridista. Al Madrid, querido Pepe, no le odiaban (y le odian) por Mourinho, ni tampoco le odiaban (y le odian) por ti (recuerda cuando te llamaban "psicópata", "loco", "asesino") sino porque en España se odia al número uno, y el número uno mundial del fútbol... es el Real Madrid. Mou, Pepe, te humilló cuando se dio cuenta de que cambiabas de caballo a mitad del río, y entiendo que quieras pasarle la factura, pero cuando media España quería sacarte de noche en un helicóptero de la Guardia Civil para depositarte en la frontera más cercana, José Mourinho subió al despacho de Florentino Pérez para pedirle que te ampliaran el contrato y te pagaran más. Las cosas, Pepe, como son. Conviene contar bien la historia.