la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 19 de octubre de 2016

Barcelona. El Camp Nou campo del delito y el Barça al servicio del separatismo.



El coliseo azulgrana se convertirá esta noche en un acto separatista de apoyo a Carme Forcadell con más de 30.000 esteladas.

El Barça vuelve a poner el Camp Nou al servicio del separatismo.

La Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural, la Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas y la asociación de juristas Drets repartirán 30.000 banderas separatistaspara ser exhibidas este miércoles durante el partido de Liga de Campeones Barcelona-Manchester City en apoyo a la presidenta del Parlamento Catalán, Carme Forcadell, acusada por la Fiscalía de desobediencia y prevaricación por la declaración separatista anticonstitucional en el Parlamento regional.

Los convocantes acusan a la justicia de amenazar a las instituciones catalanas "por la constante judicialización impuesta por el gobierno español", según un comunicado emitido conjuntamente por las cuatro organizaciones rupturistas. En el mismo, se ha informado de que se solicitará a los aficionados que desplieguen las banderas cuando los jugadores salten al terreno de juego y en el minuto 17 y 14 segundos de cada tiempo.

"La acción pretende dar apoyo a las instituciones del mundo local y nacional amenazadas por los ataques judiciales y políticos del Estado. Por ese motivo, se dedicarán los gritos de independencia a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell", se asegura en el comunicado.

De este modo el FC Barcelona vuelve a convertirse en instrumento separatista después de que en el primer partido de Liga de Campeones de esta temporada frente al Celtic de Glasgow volvieran a exhibirse otras 30.000 esteladas.

La UEFA ya sancionó al club catalán con 30.000 euros por la exhibición debanderas independentistas en la final de la Liga de Campeones que se jugó en Berlín (2015) y, pese a los recursos presentados y al inicio de una negociación entre ambas partes, la UEFA volvió a sancionar al Barcelona con 150.000 euros por ese mismo motivo en todos los partidos de Champions jugados en el Camp Nou durante la pasada temporada.